SemanaRAF 16 – 2017

16 de abril de 2017

LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 60ss]

En la concepción tradicional de éxito estamos acostumbrados a tomar sólamente la dimensión monetaria o el resultado financiero como variable a medir.

Las empresas tradicionalmente se nutren de recursos tomados del medio ambiente; necesitan recursos financieros y por supuesto, nada de lo anterior puede ser transformado si no tuviéramos personas involucradas [llamémosle personal, recursos humanos, humanos con recursos o el eufemismo que nos guste].

La EBC [Economía del Bien Común] y las Empresas B toman además del balance financiero, otros dos indicadores para guiar sus acciones y medir su éxito: el impacto en el medio ambiente y en las comunidades en las que intervienen.

Yendo un poco más allá, en esta semana de reflexión, cualquiera sea el credo de cada uno… ¿Podríamos pensar en cómo incorporar la dimensión espiritual a nuestros indicadores de éxito?

¿Cómo podríamos saber que nuestro trabajo, nuestra empresa, nuestro hacer cotidiano, nuestras decisiones estratégicas -entre otras- están encaminados hacia un fin espiritual y superior?


“No todo lo que se puede medir importa ni todo lo que importa se puede medir.”


BONUS TRACK

Celebramos esta Pascua compartiendo esta historia…

 


 


SemanaRAF 13 – 2017

27 de marzo de 2017

EMPEZAR CON UN PROPÓSITO

Por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 4mm:30ss]

 Una de las charlas TEDx más inspiradoras, a nuestro juicio, es la de Simon Sinek denominada “Cómo los grandes líderes inspiran a la acción” [1]. En ella nos muestra mediante un diagrama que él llama el Círculo de oro una dinámica de comunicación y difusión de ideas que usualmente realizamos al revés. 

Sinek plantea tres ejemplos: uno comercial, otro en el que nos muestra el poder de desear algo y no el premio por lograrlo y el que queremos compartir en esta salida es el del Dr Martin L. King convocando 250 mil personas que fueron a verlo, no por él sino por aquello en lo que él creía. Sinek lo explica mejor en su charla, de la que te compartimos este extracto:

“¿Cómo se explica cuando las cosas no salen como se supone?

O mejor, ¿cómo se explica cuando otros son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis? Por ejemplo: ¿Por qué Apple es tan innovador? Año tras año, tras año, tras año, son más innovadores que toda su competencia. Y, sin embargo, son sólo una empresa de computadoras. Son como todas los demás. Tienen el mismo acceso a los mismos talentos, las mismas agencias, los mismos consultores, los mismos medios. ¿Entonces por qué es que parecen tener algo diferente?

¿Por qué es que Martin Luther King dirigió el movimiento de derechos civiles? No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles en EE.UU. Y ciertamente no era el único gran orador del momento. ¿Por qué él?

¿Y por qué es que los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando ciertamente había otros equipos mejor calificados, mejor financiados que no lograron un vuelo tripulado y los hermanos Wright tomaron la delantera? Aquí hay algo más en juego.

Hace unos tres años y medio descubrí algo y este descubrimiento cambió profundamente mi visión sobre cómo funcionaba el mundo, incluso cambió profundamente mi manera de actuar en él.

Resulta ser que hay un patrón: al parecer, todos los grandes líderes que inspiran y las organizaciones en el mundo, se trate de Apple, de Martin Luther King o de los hermanos Wright, todos piensan, actúan y se comunican exactamente de la misma manera. De manera opuesta a todos los demás. Todo lo que hice fue codificarlo. Y probablemente sea la idea más simple del mundo.

Lo llamo “El círculo de oro“.

¿Por qué?
¿Cómo?
¿Qué?

Esta pequeña idea explica por qué algunas organizaciones y algunos líderes pueden inspirar mientras que otros no.

Permítanme definir los términos muy rápidamente.

Cada persona, cada organización del planeta sabe lo que hace en un 100%. Algunas saben cómo lo hacen: llámese propuesta de valor agregado, proceso patrimonial, o PUV (Propuesta Única de Venta). Pero muy, muy poca gente u organizaciones saben por qué hacen lo que hacen. Y cuando digo “por qué” no me refiero a “ganar dinero”. Eso es un resultado. Siempre lo es. Con “por qué” quiero decir: ¿cuál es el propósito? ¿Cuál es la causa? ¿Cuál es la creencia? ¿Por qué existe la compañía? ¿Cuál es la razón para levantarse cada mañana? ¿Y por qué debería importarle a alguien? Bueno, como resultado, nuestra manera de pensar y actuar, nuestra manera de comunicarnos, es de afuera hacia adentro. Es obvio. Vamos de lo más definido a lo más difuso. Pero los líderes inspirados y las organizaciones inspiradas sin importar su tamaño, sin importar su rubro, todos piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera.

– – –

Ahora déjenme que les dé un ejemplo exitoso de la ley de difusión de la innovación. En el verano de 1963, 250 mil personas se hicieron presentes en el Paseo de Washington para oír al Dr King. No mandaron invitaciones y no había sitio web para verificar la fecha. ¿Cómo se hace eso? Bueno, el Dr. King no era el único gran orador en EE.UU. No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles. De hecho, algunas de sus ideas eran malas. Pero él tenía un don. No iba por ahí diciendo a la gente lo que tenía que cambiar… Iba diciéndole a la gente en qué creía él.

– “Yo creo, yo creo, yo creo“, le dijo a la gente.

Y la gente que creía lo mismo que él tomó su causa y la hizo propia, y la transmitían a otra gente. Y algunas de estas personas crearon estructuras para correr la voz a otras personas. Y he aquí que 250 mil personas se hicieron presentes el día indicado, en el momento indicado, a oírlo hablar.

¿Cuántos fueron a verlo a él? Ninguno. Fueron por sí mismos.

Es lo que creían lo que los llevó a viajar en bus 8 horas a pararse bajo el sol de Washington a mediados de agosto. Eran sus creencias, no un tema de negros contra blancos. El 25% de la audiencia era blanca. El Dr King creía que hay dos leyes diferentes en este mundo: la que emana de la autoridad divina y la de los hombres. Y sólo cuando todas las leyes de los hombres sean consistentes con las leyes que emanan de la autoridad divina viviremos en un mundo justo. Y resultó que el Movimiento de Derechos Civiles era el instrumento perfecto para ayudarlo a darle vida a su causa. Lo seguimos, no por él, sino por nosotros. Y, a propósito, él dio el discurso “Tengo un sueño” y no el discurso “Tengo un plan” [2] [escuchen a los políticos ahora con sus planes generales de 12 puntos; no inspiran a nadie].

Porque hay líderes y hay personas que lideran.

Los líderes tienen una posición de poder o de autoridad. Pero los que lideran, nos inspiran. Ya sea que se trate de individuos u organizaciones seguimos a los que lideran, no porque tenemos que hacerlo sino porque queremos hacerlo. Seguimos a quienes lideran, no por ellos, sino por nosotros mismos. Y son los que comienzan con el “¿por qué?” los que tienen la habilidad de inspirar a quienes los rodean o de encontrar a otros que los inspiren.”

En GRUPO FLIESS creemos profundamente en que cada familia tiene que poder estar protegida ante la fatalidad de la pérdida de los ingresos. Asesoramos a través de una metodología personalizada de planificación financiera y luego ofrecemos planes de seguro de vida, de incapacidad, de ahorro programado y de inversión.

[1] Fuente: TED.com
http://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action

[2] Célebre discurso pronunciado el 28 de agosto de 1963, en el Memorial Center: “Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.”

 

 


“La gente no compra lo que uno hace; compra el porqué lo haces. Y lo que uno hace simplemente sirve como prueba de lo que uno cree.” Simon Sinek


BONUS TRACK

Además de la revelación del Círculo de Oro, en este reportaje nos deja su análisis de la cuestionada Generación Y nacida entre 1980 y 2000, también llamados los millennials


 


SemanaRAF 44 – 2016

30 de octubre de 2016

INTELIGENCIA y ESTUPIDEZ

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1 minuto]

matriz-beneficios-propios-y-ajenosEn su libro Allegro ma non troppo, Carlo Cipolla intenta responder -a través de las Leyes fundamentales de la estupidez humana– al interrogante de por qué algunas personas atentan contra sí mismos.

En resumen, elabora una matriz de beneficios/daños propios y ajenos resultando en 4 áreas o cuadrantes.

Malicia. Este es el cuadrante del egoísmo donde entran aquellos “bandidos” que provocan daño a otros pero para su propio beneficio.

Bondad. Es el área de aquellos altruistas que -a su propio costo- ceden o dan para el beneficio ajeno. El autor los califica también de incautos.

En el dibujo vemos que son áreas opuestas: gana uno u otro; cuanto más hacia los extremos mayor es la ganancia-pérdida.

También opuestas son la estupidez y la inteligencia. En la primera caen aquellos a quienes no les importa, no se dan cuenta o están tan cegados en su odio, que para dañar al otro se dañan a sí mismos.

Las nuevas propuestas de ir hacia una economía del bien común, acompañadas de los valores fundamentales, afortunadamente nos mantienen dentro del segundo cuadrante.

– – – o – – –

“Si lograste engañar a una persona no quiere decir que sea tonta; sólo que confiaba en tí más de lo que te merecías”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Yokoi Kenji nos da cuenta de los beneficios de la decencia; prestá atención al ejemplo de la vendedora que dejaba su mercadería y la recaudación sin custodia. 

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog


SemanaRAF 42 – 2016

16 de octubre de 2016

EL TRIPLE BALANCE

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:15ss]

triple-balance-sube-y-bajaUna nueva forma de medir el éxito en la economía está tomando forma a través de varios movimientos de diferente origen.

También llamada Economía del bien común, de las tres P o del triple impacto, lo que busca es medir este éxito no sólo en lo económico, sino también en el bienestar de las personas intervinientes y en la huella ecología.

Las llamadas Empresas B o empresas Sannas nacen con un propósito que no es sólo ganar dinero, como tradicionalmente estamos acostumbrados; ese es uno de los indicadores o una de las tres P [Profit en inglés]; las otras dos son Personas y Planeta .  

Impacto económico. Es importante que las empresas tengan rentabilidad para sus accionistas para obtener financiamiento y porque justamente son empresas y no ONGs o asociaciones sin fines de lucro. Lo que las diferencia de otras empresas y las hace socialmente responsables es que esa rentabilidad no es a costa de los otros dos.

Impacto social. Las empresas deben ser para las personas y no al revés. Bajo este paradigma colaborativo, basado en la confianza y transparencia, la responsabilidad y compromiso deben ser mutuos.

Impacto ecológico.  Las personas, independientemente de nuestro rol como empresarios, empleados, clientes y/o proveedores, todos vivimos dentro de una comunidad y dependemos de la continuidad y salud de nuestro planeta.

En definitiva, lo que buscan estas empresas no es ser las mejores del mundo, sino las mejores para el mundo.

– – – o – – –

“Mi madre me impulsó a ser científico, sin saberlo. Las madres en Brooklyn les preguntaban a sus hijos qué habían aprendido en la escuela. Pero mi madre me pedía que le contara, cuál había sido la mejor pregunta que yo había hecho cada día.”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Nuestro reconocimiento a esas abnegadas madres capaces de dejar todo por sus hijos, aún cuando ellos no les puedan transmitir sus necesidades con certeza.

Reconocimiento especial a las mamás de GRUPO FLIESS.

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog


A %d blogueros les gusta esto: