SemanaRAF 43 – 2017

22 de octubre de 2017

ELECCIONES

[Tiempo estimado de lectura: 50ss]

Nuestra vida es una sucesión casi ininterrumpida de elecciones. Cada segundo estamos optando por algo; hasta cuando creemos que no lo estamos haciendo… ¡también lo estamos haciendo!

Hay elecciones que aseguran la continuidad de algo que nos gusta; otras cortan con lo que no nos gusta.

Algunas de ellas determinan un antes y un después en nuestras vidas o simplemente sirven para darle continuidad.

Las hay del tipo reversibles e irreversibles; para bien o para mal; con los resultados que queríamos o con los que no queríamos.

A veces aprendemos algo y las repetimos una y otra vez…  O no! Justamente, gracias a ese aprendizaje.

Nos pueden inducir, nos pueden aconsejar, nos pueden reducir la cantidad de opciones. Pero siempre…; siempre la elección final es nuestra. Aunque no sea la que más nos guste.

Planificar nuestro futuro es una elección. No planificarlo también es una forma infortunada de hacerlo. Siempre estamos planificándolo; aun cuando creemos que no lo estamos haciendo.

Y también cada tanto -en días como el de hoy- elegimos a quienes van a elegir por nosotros.

Celebremos nuestra libertad de elección.

 


“En las crisis si no hace nada su destino dependerá de otros. Lo peor que puede hacer es no hacer. Las buenas decisiones dependen de lo que eliges, pero sobre todo de lo que decides rechazar.” Desconocido


BONUS TRACK

Un clásico:

 

Anuncios

SemanaRAF 42 – 2017

15 de octubre de 2017

LAS MAMIFLIESS

[Tiempo estimado de lectura: 30ss]

En este día tan especial vamos a saludar y reconocer muy especialmente a las madres que integran el equipo. Ellas son:

Adriana / Yanina / Silvina / Carmen / Ester / Norma / Miriam / Graciela / Luisa / Geraldine / Luisina / Mónica / Andrea / Stella / María Rosa / Silvina / Sofía / Viviana / Carolina / Viviana.

A todas ellas les reconocemos su valor y su amor incondicional que sin dudas es inspirador a la hora de asesorar a sus clientes.

Nos gustaría hacer un collage con todas la madres que son clientes y amigas de la agencia… ¡pero son muchas! 😉

 


“Cuando era niño y veía imágenes escalofriantes en las noticias, mi madre siempre me decía que me fijara en la gente que estaba ayudando. Siempre había alguien que estaba ayudando.” Fred Rogers


BONUS TRACK

Saludamos a otra madre muy especial, madre de todos y a la que en conjunto necesitamos.

 


SemanaRAF 41 – 2017

8 de octubre de 2017

INDICADORES DE ÉXITO

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:45ss]

También llamados en el mundo empresarial KPI, por sus siglas en inglés que se refieren a Key Performance Indicator [Indicadores clave del desempeño] son una serie de parámetros que se toman antes de iniciar un proyecto o programa de cambio y que se van chequeando y monitoreando durante el programa y posteriormente para poder saber si lo que se hizo fue un éxito o un fracaso [medido de acuerdo a esos indicadores]. ¿Por qué resaltamos ésto último? Justamente porque muchas veces confundimos nuestras percepciones de éxito viviendo un mismo resultado con frustración o alegría.

Para ciertos proyectos pareciera fácil encontrar esos indicadores. En un negocio o inversión financiera puede ser la llamada ROI [retorno sobre la inversión]. En otros, donde lo que importa no se puede medir o donde lo que se puede medir no importa, no es tan fácil la cuestión.

¿Qué indicadores estamos usando para medir nuestro éxito como padres? ¿Nos preocupa que tengan un título, que “ganen buena plata” o queremos que sean felices? ¿Cómo nos damos cuenta de que lo están siendo?

Cómo deportistas… ¿Sólo los resultados, trofeos y anotaciones? ¿Qué peso tiene en nuestro éxito el FairPlay?

Clayton Christensen pregunta a sus alumnos en el trabajo final de la maestría de Harvard: ¿Cómo vas a medir tu vida? y lo hace con estas tres preguntas:

1ª. ¿Cómo puedo estar seguro de que seré feliz en mi carrera?
2ª. ¿Cómo puedo estar seguro de que mi relación con mi cónyuge y mi familia se convertirá en una fuente constante de felicidad?
3ª. ¿Cómo puedo estar seguro de que no iré preso? Si te sorprende esta, te invito a que leas el posteo en  el SemanaRAF 31 – 2012.

Las empresas B por ejemplo se proponen medir el éxito en lo que llaman el triple impacto usando indicadores referidos al rédito para los accionistas y sin descuidar los beneficios para la sociedad y para el medio-ambiente. Y lo hacen mediante un exhaustivo cuestionario al que llaman: Mide lo que importa.

Podría seguir haciéndome preguntas para diferentes dominios, muchos de ellos en los que no acostumbramos medirlo: amistad, espiritualidad, sabiduría… ¿Qué más se te ocurre?


“Para los fanáticos de este deporte, el fútbol es la cosa más importante entre las cosas que no son importantes.” Eduardo Regondi


BONUS TRACK

Te mostramos una nueva posibilidad para modificar el mundo a través de la economía.

 


SemanaRAF 40 – 2017

1 de octubre de 2017

LOS VENDEDORES Y EL CO-WORKING

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm;15ss]

La tecnología está cambiando la forma de trabajar de vendedores, asesores y consultores, profesionales independientes y en general de los llamados “trabajadores del conocimiento”.

Lo que históricamente definíamos como “ir al trabajo” hoy lo estamos resignificando cada vez más por “hacer una tarea”; y esa necesidad de ir a un lugar en el que contábamos con los recursos que no teníamos en otro lugar, hoy cambia por buscar el mejor espacio para la tarea que necesitamos desarrollar, en el momento que necesitamos hacerlo.

Los vendedores por caso, llegaban a la hora de entrada; sacaban su fichero de un cajón; organizaban sus fichas de potenciales clientes sobre un escritorio, hacían las llamadas a los mismos desde el teléfono “atado” a ese escritorio, con el ruido del ambiente; luego preparaban sus propuestas con el programa instalado en la PC de su compañía y cuando cerraban un negocio presentaban los papeles en la administración de la organización. Al fin del día luego de cierta cantidad de horas en un mismo espacio, cerraban su día laboral.

¿Cuántas de estas tareas hoy podemos hacer en nuestros dispositivos móviles por ejemplo? Me animo a decir que todas. Eso permite que no necesite desplazarme a una oficina para hacerlas sino que yo elija desde dónde las quiero hacer. Puedo hacerlo en mi casa, si se dan las condiciones y también puedo aprovechar lo que se llaman espacios de co-working que son lugares en los que por una suma determinada puedo aprovechar alguna tecnología que no disponga [impresora y escáner, sala para una reunión presencial o virtual, etc]. Y sobre todo, son lugares en los que me voy a encontrar con otras personas como yo que pueden ser potenciales clientes y proveedores de servicios que yo también necesite y -¿por qué no?- con quienes pueda crear algunas alianzas estratégicas.

 


En un tiempo no muy lejano el trabajo irá con nosotros. No habrá separación entre trabajo y vida privada porque el trabajo formará parte de nuestra vida. Con ello el concepto de oficina desaparecerá y cualquier espacio pasará a ser un posible lugar de trabajo. Es la separación total de trabajo-lugar.Arqº Francisco Vázquez Medem


BONUS TRACK

Este video nos muestra de forma muy simple algunas de las diferentes opciones para elegir lugares de trabajo.

 


SemanaRAF 39 – 2017

24 de septiembre de 2017

RECONOCIMIENTO Y RECOMPENSA

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 45ss]

El re conocimiento es una de las posibilidades, al final de un ciclo parcial o final, de revisar lo que se aprendió. Tanto las cosas para repetir como las que convendrá hacer de otra forma.

Cuando nos reconocen nos vuelven a conocer en otro escalón o desde otro punto de vista. Lo mismo cuando nosotros reconocemos a otros y ni hablar a nosotros mismos.

La recompensa, re-compensa el esfuerzo y los sacrificios hechos; los logros obtenidos y los objetivos cumplidos. También la recompensa puede ser una forma de reconocimiento y seguramente el reconocimiento nos dará el sabor de una recompensa. ¿Cuántas cosas hacemos sólo por el reconocimiento?

Aquellos que somos independientes podemos establecer mecanismos de auto reconocimiento y recompensa. Por ejemplo, si me gusta leer puedo establecer un objetivo de logros y resultados ligado a capítulos o páginas de un libro. Lo mismo si te gusta pintar o tocás algún instrumento musical. ¡Ojo con los gastronómicos! O sí… Pero que sean saludables 😉

Los podemos establecer por semana, por día, por hora; siempre con una relación equilibrada entre los resultados y el premio.

¿Cómo te gustaría reconocerte y recompensarte? ¿Con quién te gustaría compartir tus logros?


“Una bella ancianidad es comúnmente, la recompensa de una bella vida.” Pitágoras


BONUS TRACK

Hay celebraciones desbordadas por la emoción. 

 


SemanaRAF 38 – 2017

17 de septiembre de 2017

¿ORDENES O PEDIDOS?

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:30ss]

 

Cuando algo no está como queremos, cuando vemos que podría estar mejor pero dependemos de otros; o simplemente deseamos que sea otra persona quien lo resuelva, tenemos el recurso de pedirlo.

El título del post hace referencia a que podríamos dar una orden -que es una forma particular de hacer pedidos- una forma en la cual justamente, se espera la ejecución directa de esa solicitud en lugar de obtener un compromiso previo. Es decir que la principal diferencia entre una orden y un pedido, es que ésta última lo que busca es obtener un sí o un no. Si obtenemos un sí, lo que tenemos es un compromiso de alguien para hacer eso que le pedimos; si obtenemos un no, ya sabemos que tenemos que resolverlo con otra persona, o renegociar condiciones. La orden no espera una negativa, ni siquiera espera un sí. Asume que el pedido se cumplirá.

En el modelo tradicional de liderazgo y también educativo, estamos acostumbrados, dada la asimetría de poder, a usar órdenes en lugar de pedidos. A nuestros hijos les ordenamos que hagan la cama, las tareas y lo que queremos que hagan; lo mismo si somos jefes. Lo curioso es que estamos tan acostumbrados a dar órdenes que usamos el modo imperativo para tratar entre pares: “Dame la carpeta” le pedimos a un compañero de trabajo.

Hacer pedidos de forma eficaz tiene un protocolo:

– Le hacemos el pedido concreto a alguien en particular. Evitamos los pedidos al aire o declaraciones de lo que falta.
– Nos aseguramos de que las condiciones de satisfacción estén claras, preacordadas o las enunciamos si hiciera falta.
– Establecemos el factor temporal; es decir un plazo para el cumplimiento o un tiempo durante el cual necesitamos de la acción.

La falta de cualquiera de estas formas puede traer malos entendidos o directamente que lo que creemos que estamos pidiendo no sea interpretado como tal. “Esto es un desastre” es sólo una opinión; no es un pedido para que los chicos hagan orden o para que el equipo mejore el desempeño.

 

 


“Es más fácil pedir perdón de lo que es conseguir permiso”.  Grace Hopper

 


BONUS TRACK

Cómo hacer un pedido eficaz.

 


SemanaRAF 37 – 2017

10 de septiembre de 2017

PREPARARNOS PROFESIONALMENTE…
…para lo que no queremos que pase.

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 45ss]

Una parte muy triste de nuestro trabajo es justamente la misma que le da sentido. Es una paradoja similar a lo que les puede pasar a los bomberos o a los médicos de catástrofes -tema sensible en estos días- que se entrenan y preparan para algo que no quieren que pase.

Y entonces cada tanto nos toca acompañar a los familiares de nuestros asegurados en la tramitación para la liquidación de un seguro. Momento de dolor [porque siempre hay un vínculo afectivo con nuestros clientes] que requiere de una cuota de frialdad necesaria para pensar en todo lo que hace falta presentar, que no se escape una firma, un dato, un aval o documento para que todo fluya como debe y la compañía cumpla con aquello a lo que se comprometió. Y por lo que nosotros confiamos en ella también.

En estos momentos es cuando se nos graba un poco más a fuego el valor de nuestro trabajo.

 


“Cualquier razón que alguien esgrima para no contratar un seguro de vida sonará ridícula para sus deudos.” Anónimo


BONUS TRACK

La otra parte de nuestros planes, a la que sí aspiramos y queremos que se cumpla, es la de alcanzar las metas financieras de largo plazo. Esta metáfora es clara como el agua de la misma historia… 

 


A %d blogueros les gusta esto: