SemanaRAF 16 – 2017

16 de abril de 2017

LA DIMENSIÓN ESPIRITUAL

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 60ss]

En la concepción tradicional de éxito estamos acostumbrados a tomar sólamente la dimensión monetaria o el resultado financiero como variable a medir.

Las empresas tradicionalmente se nutren de recursos tomados del medio ambiente; necesitan recursos financieros y por supuesto, nada de lo anterior puede ser transformado si no tuviéramos personas involucradas [llamémosle personal, recursos humanos, humanos con recursos o el eufemismo que nos guste].

La EBC [Economía del Bien Común] y las Empresas B toman además del balance financiero, otros dos indicadores para guiar sus acciones y medir su éxito: el impacto en el medio ambiente y en las comunidades en las que intervienen.

Yendo un poco más allá, en esta semana de reflexión, cualquiera sea el credo de cada uno… ¿Podríamos pensar en cómo incorporar la dimensión espiritual a nuestros indicadores de éxito?

¿Cómo podríamos saber que nuestro trabajo, nuestra empresa, nuestro hacer cotidiano, nuestras decisiones estratégicas -entre otras- están encaminados hacia un fin espiritual y superior?


“No todo lo que se puede medir importa ni todo lo que importa se puede medir.”


BONUS TRACK

Celebramos esta Pascua compartiendo esta historia…

 


 


SemanaRAF 14 – 2017

2 de abril de 2017

MISIÓN – VISIÓN – VALORES

por  Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:20ss]

Mucho se habla y a veces hasta confundiéndonos acerca de estas distinciones. En algunas organizaciones vemos cuadros muy lindos en las recepciones y páginas web con declaraciones que ni los miembros se han detenido a leer y que en el mejor de los casos fueron enunciadas con gran convencimiento por los fundadores y con el paso de los años nadie se ocupó de revisar. No para cambiarlas, aunque podría ocurrir que un cambio renueve las motivaciones, sino también para reforzarlas.

Mientras que la visión refleja un estado de situación en determinado momento del futuro, la misión es lo que nos guía para elegir las acciones a realizar en el presente. La visión es como el faro de los navegantes; no importa para dónde nos lleven las corrientes y los vientos, siempre deberemos acomodar las velas redirigiendo la embarcación hacia él.

Nuestra misión -personal u organizacional- es lo que define y le da respuesta a la pregunta de ¿para qué estamos en este momento de la historia y en este lugar? No define lo que hacemos, sino para qué lo hacemos. Cuando la misión es poderosa y comprendida por todo el equipo, se convierte en líder. Las misiones trascienden a los líderes.

Nuestros valores son los que definen y ponen límites a la hora de elegir cómo vamos a hacer lo que debamos hacer para cumplir con nuestra misión y alcanzar nuestra visión. Los valores reales definen las acciones que no se negocian.

A menos de cuatro años del fin de la década un buen ejercicio puede ser revisar cómo nos vemos al finalizar 2020.


Algunos posteos en los que hemos tratado acerca de estos temas

Cuando el líder es la misión

Visualización

La misión

Nuestra misión y valores


“No busques personas con tus mismos gustos; buscá personas con tus mismos valores.”


BONUS TRACK

Estos dos simpáticos personajes nos explican muy bien el concepto de la misión. Es aquello que vamos a hacer todo el tiempo para que ocurra lo que queremos que ocurra. Para estar como queremos estar.

 


SemanaRAF 13 – 2017

27 de marzo de 2017

EMPEZAR CON UN PROPÓSITO

Por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 4mm:30ss]

 Una de las charlas TEDx más inspiradoras, a nuestro juicio, es la de Simon Sinek denominada “Cómo los grandes líderes inspiran a la acción” [1]. En ella nos muestra mediante un diagrama que él llama el Círculo de oro una dinámica de comunicación y difusión de ideas que usualmente realizamos al revés. 

Sinek plantea tres ejemplos: uno comercial, otro en el que nos muestra el poder de desear algo y no el premio por lograrlo y el que queremos compartir en esta salida es el del Dr Martin L. King convocando 250 mil personas que fueron a verlo, no por él sino por aquello en lo que él creía. Sinek lo explica mejor en su charla, de la que te compartimos este extracto:

“¿Cómo se explica cuando las cosas no salen como se supone?

O mejor, ¿cómo se explica cuando otros son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis? Por ejemplo: ¿Por qué Apple es tan innovador? Año tras año, tras año, tras año, son más innovadores que toda su competencia. Y, sin embargo, son sólo una empresa de computadoras. Son como todas los demás. Tienen el mismo acceso a los mismos talentos, las mismas agencias, los mismos consultores, los mismos medios. ¿Entonces por qué es que parecen tener algo diferente?

¿Por qué es que Martin Luther King dirigió el movimiento de derechos civiles? No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles en EE.UU. Y ciertamente no era el único gran orador del momento. ¿Por qué él?

¿Y por qué es que los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando ciertamente había otros equipos mejor calificados, mejor financiados que no lograron un vuelo tripulado y los hermanos Wright tomaron la delantera? Aquí hay algo más en juego.

Hace unos tres años y medio descubrí algo y este descubrimiento cambió profundamente mi visión sobre cómo funcionaba el mundo, incluso cambió profundamente mi manera de actuar en él.

Resulta ser que hay un patrón: al parecer, todos los grandes líderes que inspiran y las organizaciones en el mundo, se trate de Apple, de Martin Luther King o de los hermanos Wright, todos piensan, actúan y se comunican exactamente de la misma manera. De manera opuesta a todos los demás. Todo lo que hice fue codificarlo. Y probablemente sea la idea más simple del mundo.

Lo llamo “El círculo de oro“.

¿Por qué?
¿Cómo?
¿Qué?

Esta pequeña idea explica por qué algunas organizaciones y algunos líderes pueden inspirar mientras que otros no.

Permítanme definir los términos muy rápidamente.

Cada persona, cada organización del planeta sabe lo que hace en un 100%. Algunas saben cómo lo hacen: llámese propuesta de valor agregado, proceso patrimonial, o PUV (Propuesta Única de Venta). Pero muy, muy poca gente u organizaciones saben por qué hacen lo que hacen. Y cuando digo “por qué” no me refiero a “ganar dinero”. Eso es un resultado. Siempre lo es. Con “por qué” quiero decir: ¿cuál es el propósito? ¿Cuál es la causa? ¿Cuál es la creencia? ¿Por qué existe la compañía? ¿Cuál es la razón para levantarse cada mañana? ¿Y por qué debería importarle a alguien? Bueno, como resultado, nuestra manera de pensar y actuar, nuestra manera de comunicarnos, es de afuera hacia adentro. Es obvio. Vamos de lo más definido a lo más difuso. Pero los líderes inspirados y las organizaciones inspiradas sin importar su tamaño, sin importar su rubro, todos piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera.

– – –

Ahora déjenme que les dé un ejemplo exitoso de la ley de difusión de la innovación. En el verano de 1963, 250 mil personas se hicieron presentes en el Paseo de Washington para oír al Dr King. No mandaron invitaciones y no había sitio web para verificar la fecha. ¿Cómo se hace eso? Bueno, el Dr. King no era el único gran orador en EE.UU. No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles. De hecho, algunas de sus ideas eran malas. Pero él tenía un don. No iba por ahí diciendo a la gente lo que tenía que cambiar… Iba diciéndole a la gente en qué creía él.

– “Yo creo, yo creo, yo creo“, le dijo a la gente.

Y la gente que creía lo mismo que él tomó su causa y la hizo propia, y la transmitían a otra gente. Y algunas de estas personas crearon estructuras para correr la voz a otras personas. Y he aquí que 250 mil personas se hicieron presentes el día indicado, en el momento indicado, a oírlo hablar.

¿Cuántos fueron a verlo a él? Ninguno. Fueron por sí mismos.

Es lo que creían lo que los llevó a viajar en bus 8 horas a pararse bajo el sol de Washington a mediados de agosto. Eran sus creencias, no un tema de negros contra blancos. El 25% de la audiencia era blanca. El Dr King creía que hay dos leyes diferentes en este mundo: la que emana de la autoridad divina y la de los hombres. Y sólo cuando todas las leyes de los hombres sean consistentes con las leyes que emanan de la autoridad divina viviremos en un mundo justo. Y resultó que el Movimiento de Derechos Civiles era el instrumento perfecto para ayudarlo a darle vida a su causa. Lo seguimos, no por él, sino por nosotros. Y, a propósito, él dio el discurso “Tengo un sueño” y no el discurso “Tengo un plan” [2] [escuchen a los políticos ahora con sus planes generales de 12 puntos; no inspiran a nadie].

Porque hay líderes y hay personas que lideran.

Los líderes tienen una posición de poder o de autoridad. Pero los que lideran, nos inspiran. Ya sea que se trate de individuos u organizaciones seguimos a los que lideran, no porque tenemos que hacerlo sino porque queremos hacerlo. Seguimos a quienes lideran, no por ellos, sino por nosotros mismos. Y son los que comienzan con el “¿por qué?” los que tienen la habilidad de inspirar a quienes los rodean o de encontrar a otros que los inspiren.”

En GRUPO FLIESS creemos profundamente en que cada familia tiene que poder estar protegida ante la fatalidad de la pérdida de los ingresos. Asesoramos a través de una metodología personalizada de planificación financiera y luego ofrecemos planes de seguro de vida, de incapacidad, de ahorro programado y de inversión.

[1] Fuente: TED.com
http://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action

[2] Célebre discurso pronunciado el 28 de agosto de 1963, en el Memorial Center: “Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.”

 

 


“La gente no compra lo que uno hace; compra el porqué lo haces. Y lo que uno hace simplemente sirve como prueba de lo que uno cree.” Simon Sinek


BONUS TRACK

Además de la revelación del Círculo de Oro, en este reportaje nos deja su análisis de la cuestionada Generación Y nacida entre 1980 y 2000, también llamados los millennials


 


SemanaRAF 11 – 2017

12 de marzo de 2017

SOCIOS y AMIGOS

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 2mm:00ss]

Hace algún tiempo nos mandaron una serie de preguntas para elaborar una nota sobre emprender con amigos y queríamos compartir dos de ellas referidas a los acuerdos previos. En próximas salidas algunos consejos un poco más duros pero no menos importantes para asegurar la continuidad de las sociedades.

– ¿En qué medida emprender con amigos puede profundizar o quebrar el vínculo amistoso?

Lo primero que nos une a nuestros amigos generalmente es que hay muchos valores compartidos. Pero una cosa son los valores en una relación de amistad y otra en una laboral. Por ejemplo, supongamos que para mi amigo el estudio o su formación académica esté entre sus principales motivaciones. A nivel de amistad puede ser que nos distancie los fines de semana cuando yo lo invite a ir a pescar y él prefiera quedarse a estudiar. Ahora bien… ¿qué pasa si nos asociamos y él se va a estudiar en lugar de quedarse más horas trabajando para cumplir con un cliente o armar un presupuesto? Ninguno de los dos tiene razón, el problema es si no pusimos en claro cuáles son las prioridades, los valores, lo que realmente es lo importante y valioso para cada uno.

Por otra parte, puede ser que alguna picardía de mi amigo para colarse en un recital me resulte simpática mientras que vea inaceptables otras prácticas non sanctas aplicadas a los negocios.

En definitiva se trata de tener bien trabajados los valores con los cuales nos vamos a manejar.

– ¿Qué cosas hay que dejar en claro antes de emprender con amigos?

Creo que hay que dejar bien aclaradas las expectativas; los valores mencionados antes; lo que es importante para cada uno. Entre ellos tienen que trabajar los acuerdos internos. Hay guías y metodología para ayudar en este proceso fundacional. El equipo se construye día a día y no sólo los líderes sino todos los miembros tienen que estar al tanto y conocer cuál es la misión o el sentido de la existencia del mismo; también todos los que se vayan sumando al proyecto tienen que conocer cuáles son los valores con los cuales se va a operar. Es dejar en claro: “acá jugamos con estas reglas”.

Desde mi punto de vista dejar estas cosas en claro y por escrito, es tan importante como dibujar los planos de un edificio antes de construirlo. Imaginemos lo que puede ser un edificio que se va construyendo sin diseño previo y sin planos.

Ver la nota publicada en la Revista Luz Nº 483 de Editorial Perfil. Emprender con amigos

“Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables.” Alejandro Dolina

 


BONUS TRACK

Dedicado a los emprendedores que son el motor de la economía. 


Si no podés ver el video andá al blog

Leer el resto de esta entrada »


SemanaRAF 07 – 2017

12 de febrero de 2017

INDICADORES DE ÉXITO

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1m:30ss]

indicadoresDos de las tantas preguntas que formula un coach antes de iniciar un proceso o programa de transformación grupal o individual; comercial o personal; o de la índole que sea son: “¿Cómo vamos a saber que alcanzamos el éxito?” y ¿Cómo vamos a ir viendo los avances?

Hay programas o proyectos en los que el avance es claro: m2 de construcción de paredes; $$ en una cuenta de inversión; facturación; ventas por cada visita; reducción de costos… Son lo que llamamos indicadores duros o fácticos. Son indiscutibles y el éxito o fracaso se determinará de acuerdo a las metas fijadas.

Pero no todos los proyectos tienen indicadores de satisfacción tan métricos o cuantificables. Cuando iniciamos un programa para mejorar el bienestar de las personas dentro de una organización; el compromiso entre los miembros de un equipo; la confianza imperante entre clientes y proveedores, por poner algunos ejemplos, no resulta tan fácil -o tal vez tan obvia la medición.

En estos casos es clave identificar esos indicadores; muchas veces salidos de los estándares comunes. Claro.. ¿a quién se le va a ocurrir, antes de empezar un programa de construcción de equipos -por ejemplo- medir la calidad y cantidad de saludos entre los participantes? Pero resulta que entre otros hechos observables antes apenas si se decían un “buen día” por educación al llegar y ahora se saludan de beso e interesados por cómo les fue en la facu ayer?

A nivel personal nos resulta más fácil medir nuestro propio éxito en unidades duras. Pero, nuevamente: ¿cómo medimos nuestro aprendizaje, nuestra sabiduría, la mejora en las relaciones con los demás, nuestra espiritualidad y tantas otras cuestiones que seguramente nos darán satisfacciones más sustentables?

Entonces… Para este año que está jovencito aún y con todo por hacer: ¿Cómo vas a saber que lograste lo que te propusiste?

 

– – – o – – –

“No todo lo que importa se puede medir; ni todo lo que se puede medir importa”

– – – o – – –

BONUS TRACK

El Gato de Cheshire a Alicia…

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog
semanaraf.wordpress.com


SemanaRAF 05 – 2017

29 de enero de 2017

MI MEJOR LUGAR PARA TRABAJAR

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 2mm:15ss]

En el libro Manifiesto para trabajar de forma más inteligente, los autores[1] preguntan:

¿Cuándo, dónde y cómo trabaja mejor?

teletrabajoEl paradigma común, al que estamos acostumbrados o al que tuvimos que adaptarnos es a hacerlo de 9:00 a 18:00, en una oficina, local, fábrica, pero… ¿Es nuestra mejor respuesta?

Veamos… ¿Qué es lo que hace que vayamos a un lugar de trabajo? En general lo hacemos porque ahí están…

… las herramientas. Se entiende en una fábrica o taller donde la maquinaria es compartida. De otra forma mucha gente trabaja en su casa con herramientas pequeñas.

Los llamados trabajadores del conocimiento van a las oficinas porque ahí están las computadoras pero ahora éstas caben en la mochila y ni siquiera es necesario porque cada vez más se trabaja conectado a una red. No importa si estás en tu escritorio, en otra sala de la empresa, en tu casa o en un aeropuerto. Ahí donde estés, te conectás y ya estás disponible para una reunión virtual, para chatear, enviar una propuesta, responder mails o para una tarea que requiera concentración.

… los clientes. Por supuesto, si atendés un kiosco a la calle o un local comercial al que el cliente entra o va a buscar tu mercadería, no podés dejar de ir. Tené en cuenta nomás lo que se llama la experiencia del cliente, fijate las tendencias porque puede ser que tu producto lo puedas vender por internet y tener un local a la calle de depósito te esté saliendo carísimo.

… los equipos. Si la tarea requiere de varias personas actuando físicamente en simultáneo para lograr los propósitos y objetivos entonces seguirán reuniéndose en un mismo lugar en un momento compartido. Obras de teatro, espectáculos deportivos, filmaciones de películas [no sé cuánto tiempo podré sostener este ejemplo, ya me estoy imaginando escenas actuadas por separado y montadas en un set virtual].

Cada vez más los equipos de trabajo están dispersos por el mundo; o aunque estén en una misma localidad, cada uno tiene múltiples compromisos y cada uno puede hacer su parte de la tarea en el momento en que mejor le quede, cuando más poder de concentración tenga. Por supuesto que requiere de acuerdos y compromisos de cumplimiento.

También las reuniones que son fuente de convocatoria para ir al trabajo, se están reemplazando -tecnología mediante- por encuentros virtuales múltiples, incluso compartiendo pantallas.

… los jefes. En el paradigma de control y de trabajo por horas en lugar del trabajo por objetivos basado en la colaboración y confianza, los jefes siguen necesitando ver a sus colaboradores trabajando.

Cuando el compromiso está puesto en trabajar para un propósito; cuando todos tienen claro cuáles son los “entregables”; cuando el jefe pasa a ser uno más del equipo con rol de colaborador y no de controlador; cuando cada uno sabe qué tiene que hacer, para cuándo lo tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer, entonces elegirá cuándo, dónde y cómo lo hará.

[1] Guy Clapperton y Philip Vanhoutte.

– – – o – – –

“Tal vez el mayor reto en adoptar las nuevas formas de trabajo no esté en los colaboradores sino en los directivos.”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Cuando digo que imagino actores grabando sus papeles y un director de cámara compaginando todo en un set virtual no es que sea un visionario… Es simplemente replicar de alguna manera lo que hace Eric Whitacre grabando voces de diferentes lugares del mundo y compaginándolo en un gran coro virtual. 

Nota: la canción interpretada por el coro dura 5 minutos, los otros 8 minutos son los créditos para los 5905 cyber-coreutas.

 

– – – o – – –


SemanaRAF 50 – 2016

11 de diciembre de 2016

LOS CUATRO ACUERDOS

por Graciela Lía Droz

[Tiempo estimado de lectura: 1 minuto]

4-sonrisasPractico yoga desde hace 15 años; al inicio de ciclo –febrero / marzo, dependiendo de cuando cada uno dé por finalizadas sus vacaciones– la instructora nos regala un mensaje escrito para inspirarnos, el que acostumbro a dejar bajo el vidrio de mi mesa de noche, cosa de tenerlo a la vista.

En estos días de trajín, donde la inminencia del final de año se convierte en apremio, presté especial atención a esas palabras que me obsequió Ly:

Sé impecable con tus palabras: sé íntegro al hablar. Sé coherente con lo que piensas y con lo que haces. Ser auténtico te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

No te tomes las cosas personalmente: nada de lo que hacen los demás está causado por ti. Lo que los otros dicen o hacen es una proyección de su propia realidad, de su propio sueño.

No hagas suposición: no des nada por supuesto. Si tienes duda, aclárala. Si sospechas, pregunta.

Da lo mejor de ti mismo: entrega, en cualquier circunstancia, lo mejor que tengas, evitando mostrarte duro contigo mismo.

Buenas directrices para una entrevista de seguros de vida…

Los cuatro acuerdos es una obra del escritor mexicano (médico cirujano, chamán tolteca) Miguel Ruiz, convertida en best seller.

Graciela es asesora en seguros y nuestra referente y representante en Villa Elisa, Entre Ríos. Una gran profesional y persona.

– – – o – – –

“Puede que tengas grandes ideas en la cabeza, pero lo que importa es la acción. Una idea, si no se lleva a cabo, no producirá ninguna manifestación, ni resultados ni recompensas.” Miguel Ruiz

– – – o – – –

BONUS TRACK

Hoy salimos temprano deseando que te puedas hacer unos minutos para escuchar esta charla TED. 

 

– – – o – – –

 


A %d blogueros les gusta esto: