SemanaRAF 20 – 2017

14 de mayo de 2017

PROGRAMANDO EL ROBOT VENDEDOR

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:15ss]

Imaginá por un momento que sos el responsable de ventas de tu empresa y estás con el programador del nuevo robot vendedor que incorporaron.

El técnico te informa que ya cargó…

  • Los manuales de producto completos.
  • Los diálogos para proponer entrevistas a los diferentes tipos de clientes de acuerdo a una enorme variedad de posibilidades que van desde la edad, el género, el estado civil, situación familiar, actividad laboral hasta el reconocimiento de su perfil neurolingüístico de acuerdo al tipo de palabras que usa.
  • Todo el set de preguntas necesarias para poder elaborar propuestas. No sólo las preguntas duras sino las blandas, las que ayudan a tomar decisiones y además las que necesita hacer para ampliar información faltante -y de yapa- las que además pueden acelerar un cierre de ventas.
  • Las guías, pasos y procedimientos para estructurar las presentaciones.
  • Las respuestas para mitigar las posibles objeciones.
  • Las diversas fórmulas para detectar indicios de compra e intentar cerrar negocios.

Además ya ajustó el programa de actividades con…

  • La cantidad de llamadas diarias que tiene que hacer para conseguir nuevas entrevistas.
  • Seguimiento periódico de la cartera actual y revisión de ex-clientes.
  • La cantidad de visitas diarias que tiene que hacer.
  • El sistema de reporte de las actividades y resultados y todo un set de actividades administrativas engorrosas pero muy necesarias.

Te comenta que además tiene alertas de detección de situaciones no programadas que requieran revisión; es decir que está programado para aprender.

Y ahora te hace esta pregunta:

¿Qué le tenemos que programar para que el cliente sienta que es mejor tratar con nuestro robot y no con un ser humano de la competencia?

 


“Los sistemas y las escuelas pueden indicar métodos y caminos, pero ningún sistema ni escuela pueden hacer por un hombre el trabajo que él mismo debe hacer. El crecimiento interior y el cambio del nivel de ser dependen por completo del trabajo que un hombre debe hacer por sí mismo.” George Gurdjieff


BONUS TRACK

 Tal vez este androide te ayude a responder la pregunta…

 


SemanaRAF 19 – 2017

7 de mayo de 2017

ARQUITECTURA O REAL ESTATE

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1 minuto]

Cuando nos enfrentamos a procesos de venta consultiva podemos vivir la experiencia de la inmobiliaria o la del arquitecto. ¿De qué se trata esta metáfora? Veamos…

El vendedor de la inmobiliaria tiene un espacio ya definido, un producto cerrado con sus características y beneficios. Su habilidad estará en demostrarle al cliente que ese espacio se acomoda a sus necesidades. Y el cliente tendrá que adaptar algunos de sus hábitos y costumbres al espacio tal como es.

El arquitecto en cambio, indaga acerca de los estilos de vida, usos y costumbres, preferencias, posibilidades y de acuerdo a esa información, luego desarrolla el producto: un proyecto arquitectónico.

En GRUPO FLIESS preferimos trabajar como el arquitecto diseñando las propuestas y planes financieros en base a necesidades y expectativas reales; a los propósitos, plazos y momentos en que se necesitarán las inversiones; a las opciones y necesidades de protección de las mismas; a las posibilidades actuales y de crecimiento futuro;  a las emociones que genera la decisión de elegir diferentes tipos de inversión…

Nobleza obliga, debemos aclarar que los buenos agentes inmobiliarios también pueden hacer una indagación previa y buscar dentro de su base de datos las mejores ofertas posibles. Como debiera hacer cualquier buen vendedor en general.

 


“No le preguntes al peluquero si necesitas un corte de pelo.” Warren Buffett

 


BONUS TRACK

Cuando querés mantener tu dignidad y tus valores a costa de tu oportunidad de cerrar un negocio…

 

 


SemanaRAF 13 – 2017

27 de marzo de 2017

EMPEZAR CON UN PROPÓSITO

Por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 4mm:30ss]

 Una de las charlas TEDx más inspiradoras, a nuestro juicio, es la de Simon Sinek denominada “Cómo los grandes líderes inspiran a la acción” [1]. En ella nos muestra mediante un diagrama que él llama el Círculo de oro una dinámica de comunicación y difusión de ideas que usualmente realizamos al revés. 

Sinek plantea tres ejemplos: uno comercial, otro en el que nos muestra el poder de desear algo y no el premio por lograrlo y el que queremos compartir en esta salida es el del Dr Martin L. King convocando 250 mil personas que fueron a verlo, no por él sino por aquello en lo que él creía. Sinek lo explica mejor en su charla, de la que te compartimos este extracto:

“¿Cómo se explica cuando las cosas no salen como se supone?

O mejor, ¿cómo se explica cuando otros son capaces de lograr cosas que parecen desafiar todas las hipótesis? Por ejemplo: ¿Por qué Apple es tan innovador? Año tras año, tras año, tras año, son más innovadores que toda su competencia. Y, sin embargo, son sólo una empresa de computadoras. Son como todas los demás. Tienen el mismo acceso a los mismos talentos, las mismas agencias, los mismos consultores, los mismos medios. ¿Entonces por qué es que parecen tener algo diferente?

¿Por qué es que Martin Luther King dirigió el movimiento de derechos civiles? No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles en EE.UU. Y ciertamente no era el único gran orador del momento. ¿Por qué él?

¿Y por qué es que los hermanos Wright fueron capaces de idear los vuelos tripulados autopropulsados cuando ciertamente había otros equipos mejor calificados, mejor financiados que no lograron un vuelo tripulado y los hermanos Wright tomaron la delantera? Aquí hay algo más en juego.

Hace unos tres años y medio descubrí algo y este descubrimiento cambió profundamente mi visión sobre cómo funcionaba el mundo, incluso cambió profundamente mi manera de actuar en él.

Resulta ser que hay un patrón: al parecer, todos los grandes líderes que inspiran y las organizaciones en el mundo, se trate de Apple, de Martin Luther King o de los hermanos Wright, todos piensan, actúan y se comunican exactamente de la misma manera. De manera opuesta a todos los demás. Todo lo que hice fue codificarlo. Y probablemente sea la idea más simple del mundo.

Lo llamo “El círculo de oro“.

¿Por qué?
¿Cómo?
¿Qué?

Esta pequeña idea explica por qué algunas organizaciones y algunos líderes pueden inspirar mientras que otros no.

Permítanme definir los términos muy rápidamente.

Cada persona, cada organización del planeta sabe lo que hace en un 100%. Algunas saben cómo lo hacen: llámese propuesta de valor agregado, proceso patrimonial, o PUV (Propuesta Única de Venta). Pero muy, muy poca gente u organizaciones saben por qué hacen lo que hacen. Y cuando digo “por qué” no me refiero a “ganar dinero”. Eso es un resultado. Siempre lo es. Con “por qué” quiero decir: ¿cuál es el propósito? ¿Cuál es la causa? ¿Cuál es la creencia? ¿Por qué existe la compañía? ¿Cuál es la razón para levantarse cada mañana? ¿Y por qué debería importarle a alguien? Bueno, como resultado, nuestra manera de pensar y actuar, nuestra manera de comunicarnos, es de afuera hacia adentro. Es obvio. Vamos de lo más definido a lo más difuso. Pero los líderes inspirados y las organizaciones inspiradas sin importar su tamaño, sin importar su rubro, todos piensan, actúan y se comunican desde adentro hacia afuera.

– – –

Ahora déjenme que les dé un ejemplo exitoso de la ley de difusión de la innovación. En el verano de 1963, 250 mil personas se hicieron presentes en el Paseo de Washington para oír al Dr King. No mandaron invitaciones y no había sitio web para verificar la fecha. ¿Cómo se hace eso? Bueno, el Dr. King no era el único gran orador en EE.UU. No fue el único hombre que sufrió la era previa a los derechos civiles. De hecho, algunas de sus ideas eran malas. Pero él tenía un don. No iba por ahí diciendo a la gente lo que tenía que cambiar… Iba diciéndole a la gente en qué creía él.

– “Yo creo, yo creo, yo creo“, le dijo a la gente.

Y la gente que creía lo mismo que él tomó su causa y la hizo propia, y la transmitían a otra gente. Y algunas de estas personas crearon estructuras para correr la voz a otras personas. Y he aquí que 250 mil personas se hicieron presentes el día indicado, en el momento indicado, a oírlo hablar.

¿Cuántos fueron a verlo a él? Ninguno. Fueron por sí mismos.

Es lo que creían lo que los llevó a viajar en bus 8 horas a pararse bajo el sol de Washington a mediados de agosto. Eran sus creencias, no un tema de negros contra blancos. El 25% de la audiencia era blanca. El Dr King creía que hay dos leyes diferentes en este mundo: la que emana de la autoridad divina y la de los hombres. Y sólo cuando todas las leyes de los hombres sean consistentes con las leyes que emanan de la autoridad divina viviremos en un mundo justo. Y resultó que el Movimiento de Derechos Civiles era el instrumento perfecto para ayudarlo a darle vida a su causa. Lo seguimos, no por él, sino por nosotros. Y, a propósito, él dio el discurso “Tengo un sueño” y no el discurso “Tengo un plan” [2] [escuchen a los políticos ahora con sus planes generales de 12 puntos; no inspiran a nadie].

Porque hay líderes y hay personas que lideran.

Los líderes tienen una posición de poder o de autoridad. Pero los que lideran, nos inspiran. Ya sea que se trate de individuos u organizaciones seguimos a los que lideran, no porque tenemos que hacerlo sino porque queremos hacerlo. Seguimos a quienes lideran, no por ellos, sino por nosotros mismos. Y son los que comienzan con el “¿por qué?” los que tienen la habilidad de inspirar a quienes los rodean o de encontrar a otros que los inspiren.”

En GRUPO FLIESS creemos profundamente en que cada familia tiene que poder estar protegida ante la fatalidad de la pérdida de los ingresos. Asesoramos a través de una metodología personalizada de planificación financiera y luego ofrecemos planes de seguro de vida, de incapacidad, de ahorro programado y de inversión.

[1] Fuente: TED.com
http://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action

[2] Célebre discurso pronunciado el 28 de agosto de 1963, en el Memorial Center: “Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.”

 

 


“La gente no compra lo que uno hace; compra el porqué lo haces. Y lo que uno hace simplemente sirve como prueba de lo que uno cree.” Simon Sinek


BONUS TRACK

Además de la revelación del Círculo de Oro, en este reportaje nos deja su análisis de la cuestionada Generación Y nacida entre 1980 y 2000, también llamados los millennials


 


SemanaRAF 12 – 2017

19 de marzo de 2017

COMPETIR O COMPARTIR

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:45ss]

Es evidente -o tal vez no tanto como nos ilusionamos- que estamos mutando de un paradigma competitivo a uno colaborativo.

Lo vemos en la cantidad de material compartido y disponible sin cargo en la web; en los programas y aplicaciones con código abierto.

Muchos crecimos en la vida comercial escuchando la frase “no avives giles” cada vez que compartíamos una información o un conocimiento con otros que no fueran de nuestro equipo [claro que cuando lo compartíamos de puertas adentro no nos decían nada].

Cuando vos creés profundamente en los beneficios del servicio que ofrecés, ocultar mensajes que sirvan para sembrar y hacer tomar consciencia es cuando menos una cierta forma de mezquindad o de falta de seguridad en la ventaja que tu propio servicio o producto ofrece para resolver dicho problema.

En GRUPO FLIESS le damos la bienvenida y celebramos cualquier mensaje que sirva para difundir la importancia de que una familia esté asegurada y que planifique su futuro financiero y lo hacemos posteando videos, infografía o mensajes elaborados por compañías que no representamos o por colegas a quienes también respetamos.

Creemos tanto en las ventajas diferenciales de los productos que ofrecemos, en la metodología de investigación y relevamiento de las necesidades previas a las propuestas y en el posicionamiento de marca de la compañía que representamos que no nos preocupa en lo más mínimo que nuestros clientes vean y conozcan los logos de otros. 


“Las creencias tienen el poder de crear y de destruir. Los seres humanos tienen la habilidad de tomar una experiencia en sus vidas y crear un significado destructivo o salvar sus vidas.” Anthony Robbins


BONUS TRACK

Gran trabajo de un colega.

Traducción

Es sorprendente todo lo que tenemos en común. Te despiertas temprano en la mañana y trabajas duro para proveer para tu familia todo lo necesario para un hogar: ropa, alimentos y tantas otras cosas.

Tu haces todo esto mientras yo reposo confiado y seguro esperando cumplir con mi compromiso.

Tengo fe y confío en que me mantendrás sin importar lo que ocurra.

Para yo poder sostener mi promesa necesitaré de tus ingresos y habrá días en los que otras cosas te parecerán más importantes que yo. Pero tengo esperanza en que recordarás que algún día tú y yo alternaremos los lugares.

Cuando tú mueras será mi turno de proveer vestimenta, alimento, refugio y todas las cosas que tú ya no podrás brindar a tus seres queridos.

A través de mí, tu legado continuará y nunca será olvidado.

Si alguna vez crees que cuesto más de lo que puedes afrontar, por favor recuerda para qué me elegiste alguna vez y te prometo que si tú haces tu parte, yo haré la mía: estaré cuando sea más importante.

Haré que se sientan orgullosos de ti.

Sinceramente,

Tu póliza de Seguro de Vida

 

 


Si no podés ver el video incrustado andá al blog
semanaraf.wordpress.com


SemanaRAF 10 – 2017

5 de marzo de 2017

ENFOCANDO LA PROSPECCIÓN

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 4mm:30ss]

Una de las primeras tareas a realizar cuando se encara una actividad de ventas o tenemos un proyecto o servicio para ofrecer es una lista de posibles clientes en la cual volcaremos a todas aquellas personas conocidas o no a los que creemos que en mayor o menor medida nuestro producto o servicio les generará un impacto que les cambiará la vida.

Una vez que tenemos unos 100 candidatos para contactar tenemos que seleccionar “los mejores”. ¿Cómo definimos cuál es mejor que otro? O ¿Cómo los podríamos ordenar para decidir a cuáles contactar primero? En general lo hacemos intuitivamente elaborando matrices mentales que contemplan el impacto y las posibilidades de compra y también hay una matriz que no elaboramos pero que opera mentalmente y puede ser la que nos traiciona haciéndonos perder el tiempo. En otro posteo tal vez contradiga este concepto de perder el tiempo.

Calidad del candidato. Veamos la primera matriz:

matriz-calidad-de-candidatoEn ella puntuamos por un lado el grado de necesidad o impacto que mi producto o servicio puede tener en mi potencial cliente. Llamémosle la motivación.  Así le podemos dar 5 puntos a quien no pueda vivir sin nuestro producto y 1 punto a quien no le haga ninguna diferencia.

Supongamos que somos vendedores de heladeras para ejemplificar.

  1. Indiferencia total. Ninguna necesidad. Un esquimal que además no tiene electricidad en el iglú.
  2. Si lo tiene le suma. El mismo esquimal la podría usar de despensa o para proteger la pesca.
  3. Le gusta / le sirve / necesita una actualización. Podría seguir como está pero mi producto le haría una diferencia. Ej.: Un profesional que si tuviera una heladera en su oficina podría guardar bebidas frescas, llevar algún alimento saludable preparado en la casa… Pero podría seguir funcionando sin tenerla.
  4. Le hace una gran diferencia. Un kiosquero que podría ofrecer más productos.
  5. Indispensable. No puede vivir sin mi producto. Cualquier persona de clase media baja para arriba acostumbrada a un cierto confort mínimo. 

En el eje horizontal evaluamos las posibilidades de compra o recursos para destinar.

  1. Ninguna posibilidad. Desocupado; por debajo del límite de pobreza.
  2. Por la mínima. Podría comprar una mínima cantidad o un producto de menor calidad o resolver mínimamente su problema. Tenemos algunas heladeras usadas que nos dieron en parte de pago; las tipo frigobar o bajo mesada.
  3. Promedio. Con esfuerzo, optando y dando prioridad podría acceder. Tal vez con créditos y cuotas; accediendo a un producto o heladera estándar.
  4. Comodidad financiera. Sin esfuerzo podría acceder; podría hacernos contraofertas basadas en su liquidez o viceversa: podríamos ofrecerle mejoras o calidad premium.
  5. El dinero no es un problema. Podríamos equiparle la casa, el quincho, la oficina, el yate y cuánto nos imaginemos.

Entonces la matriz nos mostrará zonas de alta, baja y moderada calidad de candidato.

La zona verde nuclea a aquellas personas a quienes nuestro producto le generará un fuerte impacto o quienes tienen una alta necesidad -por las razones que sean-  de tener nuestro producto/servicio y que además tienen los recursos para obtenerlos. Acá deberíamos poner nuestra energía. Claro que también la pone toda nuestra competencia. Para eso necesitamos estar muy bien preparados para diferenciarnos.

En el otro extremo, la zona roja… Es donde no tenemos ni que distraernos. No lo necesitan y no lo podrían comprar. No resiste análisis… O tal vez sí resultando un nicho para ciertas marcas y/o productos.  También motivo de otro análisis.

Entre medio tenemos las zonas naranjas y amarillas donde más candidatos tendremos seguramente y donde también se ven y destacan los vendedores profesionales y apasionados; los que son capaces de “venderle una heladera a un esquimal”.

Conozco casos de gente que ha comprado cosas sin necesitarlas, sólo porque no le afectaba el bolsillo y ayudaba a un amigo [el caso de las rifas] y casi todos hacemos esfuerzos para pagar cosas que consideramos imprescindibles: educación, vivienda, cobertura médica, seguro de vida, un auto, vacaciones.

Ahora bien, una vez que tenemos encuadrado a nuestro candidato en algún lugar de esta matriz calificándolo de “buen candidato”, tenemos que llamarlo o contactarlo. Y entra en juego una nueva variable que es el grado de afinidad y posibilidad de llegada a ese candidato.

Acá propongo una nueva matriz que nos muestre con qué candidatos tenemos mayores chances de tener éxito en nuestras propuestas en base a la calidad y nuestra llegada. 

Efectividad en el contacto.

matriz-efectividad-de-contacto

Pasemos los resultados de la matriz anterior al eje que determina la “calidad del candidato”. Usemos un método sencillo: multiplicamos y le damos un puntaje a cada casillero y luego trasladamos esos valores al eje vertical de nuestra nueva matriz.

En el eje horizontal califiquemos nuestra posibilidad de llegada de acuerdo al grado de afinidad y cercanía.

Frío. Datos sacados de listados anónimos. La persona podría o no tener necesidad pero no nos conoce.

Referido. No nos conoce pero podemos llegar a esa persona a través de una persona que nos puede recomendar.

Conocido en común. No somos amigos pero nos conocen a través de alguien en común.

Conocidos de la vida. No están en nuestro círculo íntimo pero nos conocen en mayor o menor grado: compañeros de estudio, de trabajos anteriores, amigos de amigos, conocidos del club… Una larga lista de personas a quienes podríamos llamar sin problema.

Círculo íntimo. Hermanos, íntimos amigos, aquellas personas que si les pedimos de juntarnos no lo dudarían. Confían en nosotros; no necesariamente en nuestro producto.

Entonces viendo las zonas de la matriz encuadraremos a las personas en las áreas que nos dirán nuevamente dónde poner o no poner nuestra mira.

Mi hermano será el primero en recibirme pero si mi producto no le sirve para nada tengo muy pocas posibilidades de que sea mi cliente. En el otro extremo, un cliente calificado con 25 puntos a quien no conozco, me llevará un esfuerzo mucho más alto para poder contactar y llevarle una propuesta. 

Las zonas verdes son obviamente las más codiciadas, pero también son las menos numerosas. Seguramente tendremos una interesante masa crítica de color naranja y amarillo.

Podríamos seguir haciendo análisis por zonas pero creo que lo más valioso, una vez comprendido el concepto de estas matrices, es que -bien de forma científica, elaborando estándares rigurosos para determinar puntajes, o bien de manera intuitiva, estemos atentos a dónde vamos a poner nuestra energía a la hora de ir a contarle al mundo nuestros proyectos, nuestros servicios o aquello que le cambiará la vida.

  

– – – o – – –

“Empiece haciendo lo necesario, luego lo que es posible… y de pronto se verá haciendo lo imposible”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Existe una estrecha relación entre la seducción y la venta. Este experto nos explica sus matrices para encontrar la mejor pareja. 

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog
semanaraf.wordpress.com


SemanaRAF 07 – 2017

12 de febrero de 2017

INDICADORES DE ÉXITO

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1m:30ss]

indicadoresDos de las tantas preguntas que formula un coach antes de iniciar un proceso o programa de transformación grupal o individual; comercial o personal; o de la índole que sea son: “¿Cómo vamos a saber que alcanzamos el éxito?” y ¿Cómo vamos a ir viendo los avances?

Hay programas o proyectos en los que el avance es claro: m2 de construcción de paredes; $$ en una cuenta de inversión; facturación; ventas por cada visita; reducción de costos… Son lo que llamamos indicadores duros o fácticos. Son indiscutibles y el éxito o fracaso se determinará de acuerdo a las metas fijadas.

Pero no todos los proyectos tienen indicadores de satisfacción tan métricos o cuantificables. Cuando iniciamos un programa para mejorar el bienestar de las personas dentro de una organización; el compromiso entre los miembros de un equipo; la confianza imperante entre clientes y proveedores, por poner algunos ejemplos, no resulta tan fácil -o tal vez tan obvia la medición.

En estos casos es clave identificar esos indicadores; muchas veces salidos de los estándares comunes. Claro.. ¿a quién se le va a ocurrir, antes de empezar un programa de construcción de equipos -por ejemplo- medir la calidad y cantidad de saludos entre los participantes? Pero resulta que entre otros hechos observables antes apenas si se decían un “buen día” por educación al llegar y ahora se saludan de beso e interesados por cómo les fue en la facu ayer?

A nivel personal nos resulta más fácil medir nuestro propio éxito en unidades duras. Pero, nuevamente: ¿cómo medimos nuestro aprendizaje, nuestra sabiduría, la mejora en las relaciones con los demás, nuestra espiritualidad y tantas otras cuestiones que seguramente nos darán satisfacciones más sustentables?

Entonces… Para este año que está jovencito aún y con todo por hacer: ¿Cómo vas a saber que lograste lo que te propusiste?

 

– – – o – – –

“No todo lo que importa se puede medir; ni todo lo que se puede medir importa”

– – – o – – –

BONUS TRACK

El Gato de Cheshire a Alicia…

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog
semanaraf.wordpress.com


SemanaRAF 05 – 2017

29 de enero de 2017

MI MEJOR LUGAR PARA TRABAJAR

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 2mm:15ss]

En el libro Manifiesto para trabajar de forma más inteligente, los autores[1] preguntan:

¿Cuándo, dónde y cómo trabaja mejor?

teletrabajoEl paradigma común, al que estamos acostumbrados o al que tuvimos que adaptarnos es a hacerlo de 9:00 a 18:00, en una oficina, local, fábrica, pero… ¿Es nuestra mejor respuesta?

Veamos… ¿Qué es lo que hace que vayamos a un lugar de trabajo? En general lo hacemos porque ahí están…

… las herramientas. Se entiende en una fábrica o taller donde la maquinaria es compartida. De otra forma mucha gente trabaja en su casa con herramientas pequeñas.

Los llamados trabajadores del conocimiento van a las oficinas porque ahí están las computadoras pero ahora éstas caben en la mochila y ni siquiera es necesario porque cada vez más se trabaja conectado a una red. No importa si estás en tu escritorio, en otra sala de la empresa, en tu casa o en un aeropuerto. Ahí donde estés, te conectás y ya estás disponible para una reunión virtual, para chatear, enviar una propuesta, responder mails o para una tarea que requiera concentración.

… los clientes. Por supuesto, si atendés un kiosco a la calle o un local comercial al que el cliente entra o va a buscar tu mercadería, no podés dejar de ir. Tené en cuenta nomás lo que se llama la experiencia del cliente, fijate las tendencias porque puede ser que tu producto lo puedas vender por internet y tener un local a la calle de depósito te esté saliendo carísimo.

… los equipos. Si la tarea requiere de varias personas actuando físicamente en simultáneo para lograr los propósitos y objetivos entonces seguirán reuniéndose en un mismo lugar en un momento compartido. Obras de teatro, espectáculos deportivos, filmaciones de películas [no sé cuánto tiempo podré sostener este ejemplo, ya me estoy imaginando escenas actuadas por separado y montadas en un set virtual].

Cada vez más los equipos de trabajo están dispersos por el mundo; o aunque estén en una misma localidad, cada uno tiene múltiples compromisos y cada uno puede hacer su parte de la tarea en el momento en que mejor le quede, cuando más poder de concentración tenga. Por supuesto que requiere de acuerdos y compromisos de cumplimiento.

También las reuniones que son fuente de convocatoria para ir al trabajo, se están reemplazando -tecnología mediante- por encuentros virtuales múltiples, incluso compartiendo pantallas.

… los jefes. En el paradigma de control y de trabajo por horas en lugar del trabajo por objetivos basado en la colaboración y confianza, los jefes siguen necesitando ver a sus colaboradores trabajando.

Cuando el compromiso está puesto en trabajar para un propósito; cuando todos tienen claro cuáles son los “entregables”; cuando el jefe pasa a ser uno más del equipo con rol de colaborador y no de controlador; cuando cada uno sabe qué tiene que hacer, para cuándo lo tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer, entonces elegirá cuándo, dónde y cómo lo hará.

[1] Guy Clapperton y Philip Vanhoutte.

– – – o – – –

“Tal vez el mayor reto en adoptar las nuevas formas de trabajo no esté en los colaboradores sino en los directivos.”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Cuando digo que imagino actores grabando sus papeles y un director de cámara compaginando todo en un set virtual no es que sea un visionario… Es simplemente replicar de alguna manera lo que hace Eric Whitacre grabando voces de diferentes lugares del mundo y compaginándolo en un gran coro virtual. 

Nota: la canción interpretada por el coro dura 5 minutos, los otros 8 minutos son los créditos para los 5905 cyber-coreutas.

 

– – – o – – –


A %d blogueros les gusta esto: