SemanaRAF 27 – 2018

1 de julio de 2018

HUMANOS Y ROBOTS

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1m:30ss]

 

Había visto algunos videos de robots que escanean los movimientos humanos hasta crear un código que va replicando, aprendiendo y corrigiendo de acuerdo a los aciertos y errores.

Charlando con mi hijo que hace malabares con clavas le decía que fácilmente el robot podría aprender los movimientos, calcular la fuerza y dirección de lanzamiento hasta crear un código que replique el movimiento hasta que no falle ni se le caiga ninguna. Incluso, podría corregir los pequeños desvíos causados por el viento.

Su primera reacción fue de fastidio por verse amenazado y lo que le dije es que tal vez en un primer momento las personas se sorprendan de ver un robot jugando con las clavas pero una vez que ese sea el estándar, lo sorprendente va a ser ver un humano haciéndolo. Lo mismo que calculo que pasará en algún momento con los autos o sin ir más lejos con algunas artes.

Pero después me quedé pensando en nuestra profesión, en mi trabajo… ¿Qué parte de él estará en camino a ser robotizada? ¿Qué pasará cuando el cliente pueda contratar su plan a través del cajero automático? Bueno… Ya lo puede contratar por internet; sólo que en el estado en que están las cosas, por ahora es como estar parado frente a una máquina de vending y no tener idea de qué deseo querés satisfacer. Con la diferencia de que como usuarios ya tenemos la experiencia del café, la gaseosa o la barrita de cereal.

La 4ª revolución industrial nos está invitando a revisar si la balsa que nos trajo hasta la playa nos va a servir para seguir camino por el bosque o será un estorbo.

 


“Las puertas del aprendizaje están abiertas para quien use la llave correcta. Esa llave no sólo se encuentra en la tecnología, se requiere buscarla en los predios de nuestro espíritu
.” Takumi Nagayasu


BONUS TRACK

Este androide nos da una pista de cómo podemos alcanzar la inmortalidad. Bueno, transcender si preferís.

 

Anuncios

SemanaRAF 47 – 2017

20 de noviembre de 2017

LA COOPETENCIA

[Tiempo estimado de lectura: 45ss]

Este neologismo proviene de la fusión de los términos cooperación y competencia. Curiosamente, dos conceptos que a primera vista nos suenan antagónicos y que bien utilizados nos permiten potenciar nuestras posibilidades en lugar de auto-destruirnos.

El seguro de vida, que como opción financiera podría parecer un producto más dentro de la oferta, no es más que un complemento para la optimización de una buena cartera. De hecho, nosotros mismos en nuestras recomendaciones somos los primeros en decir que no es bueno poner todos los “huevos en la misma canasta”, aún cuando no manejamos alguna de las otras canastas.

Así es como coopetimos -usando este término- con agentes de bolsa, inmobiliarios, desarrolladores y otras posibilidades de inversión para fines determinados. El seguro de vida, por una pequeña porción de la inversión asegura esos propósitos.


“Nunca creí en los éxitos individuales. Siempre deposité mis esperanzas en el trabajo de un grupo humano comprometido con objetivos comunes. Los frutos cosechados a lo largo de toda mi vida demuestran que la unión y la cooperación son el camino acertado. Por ello, siempre insisto —especialmente a los jóvenes— en que debemos reemplazar el ‘yo’ por el ‘nosotros’.” Rene Favaloro.


BONUS TRACK

¿Cuál es el modelo de éxito en los negocios que te gustaría? Fijate esta nueva propuesta de juego donde no gana el que destruye a los otros, sino los que más cooperan entre sí.


SemanaRAF 40 – 2017

1 de octubre de 2017

LOS VENDEDORES Y EL CO-WORKING

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm;15ss]

La tecnología está cambiando la forma de trabajar de vendedores, asesores y consultores, profesionales independientes y en general de los llamados “trabajadores del conocimiento”.

Lo que históricamente definíamos como “ir al trabajo” hoy lo estamos resignificando cada vez más por “hacer una tarea”; y esa necesidad de ir a un lugar en el que contábamos con los recursos que no teníamos en otro lugar, hoy cambia por buscar el mejor espacio para la tarea que necesitamos desarrollar, en el momento que necesitamos hacerlo.

Los vendedores por caso, llegaban a la hora de entrada; sacaban su fichero de un cajón; organizaban sus fichas de potenciales clientes sobre un escritorio, hacían las llamadas a los mismos desde el teléfono “atado” a ese escritorio, con el ruido del ambiente; luego preparaban sus propuestas con el programa instalado en la PC de su compañía y cuando cerraban un negocio presentaban los papeles en la administración de la organización. Al fin del día luego de cierta cantidad de horas en un mismo espacio, cerraban su día laboral.

¿Cuántas de estas tareas hoy podemos hacer en nuestros dispositivos móviles por ejemplo? Me animo a decir que todas. Eso permite que no necesite desplazarme a una oficina para hacerlas sino que yo elija desde dónde las quiero hacer. Puedo hacerlo en mi casa, si se dan las condiciones y también puedo aprovechar lo que se llaman espacios de co-working que son lugares en los que por una suma determinada puedo aprovechar alguna tecnología que no disponga [impresora y escáner, sala para una reunión presencial o virtual, etc]. Y sobre todo, son lugares en los que me voy a encontrar con otras personas como yo que pueden ser potenciales clientes y proveedores de servicios que yo también necesite y -¿por qué no?- con quienes pueda crear algunas alianzas estratégicas.

 


En un tiempo no muy lejano el trabajo irá con nosotros. No habrá separación entre trabajo y vida privada porque el trabajo formará parte de nuestra vida. Con ello el concepto de oficina desaparecerá y cualquier espacio pasará a ser un posible lugar de trabajo. Es la separación total de trabajo-lugar.Arqº Francisco Vázquez Medem


BONUS TRACK

Este video nos muestra de forma muy simple algunas de las diferentes opciones para elegir lugares de trabajo.

 


SemanaRAF 33 – 2017

14 de agosto de 2017

USOS DEL SEGURO DE VIDA
[Caso de los industriales]

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1m:15ss]

El caso de los industriales no es muy diferente al de los comerciantes que vimos la semana pasada, sólo que éstos tienen mayor margen de maniobra ante los cambios en la demanda, ya que en general pueden ir actualizando mercadería al momento de la reposición; mientras que los primeros generalmente tienen una gran inversión en maquinaria y matricería que sólo con el tiempo pueden amortizar y para poder hacer cambios bruscos requieren de altos montos de capital.

Si pensamos en apostar nuestro largo plazo a una empresa, basta recordar qué productos se fabricaban hace 30 años que hoy han dejado de existir y cuántas industrias han cerrado por falta de aggiornamiento. Claro, uno puede pensar “yo voy a ser creativo e innovador para ir adecuándome a los tiempos”; pero cada vez los contextos, las modas y las demandas de productos cambian más rápido de lo que somos capaces de darnos cuenta.

Y nuestro retiro no puede depender de si abren o cierran importaciones; si ponen o sacan retenciones a mi producto; si sube o baja el dólar… Ni tampoco de la demanda masiva que es inmanejable por unos pocos o de la aparición de un material innovador que desplaza a mi producto. De pronto invertí en maquinaria para fabricar adminículos de plástico y a los consumidores se les da por lo ecológico queriendo usar materiales reciclables y no contaminantes. ¿Qué hago con la maquinaria?

Y en el corto plazo -ante la contingencia- ¿qué asegurarías? ¿los huevos o la gallina?


“No estaba lloviendo cuando Noé construyó el arca.” Cardenal Richard Cushing


BONUS TRACK

Anticipándonos al día del niño vamos con este recuerdo de una cantidad de productos que para algunos son nostalgia y para otros objetos casi indescifrables.

 


SemanaRAF 32 – 2017

7 de agosto de 2017

USOS DEL SEGURO DE VIDA
[Caso de los comerciantes]

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:45ss]

En nuestra concepción más corriente vemos al seguro de vida como una posibilidad de que una familia pueda continuar con sus ingresos ante el fallecimiento de padre o madre sostén del hogar. Y más aún se entiende al seguro como una necesidad cuando no hay reservas financieras.

Algunas veces nos encontramos con situaciones que salen de este caso general, en las que curiosamente parece que las cosas estuvieran resueltas y conversando e indagando un poco más, nos damos cuenta de que la vaca no estaba tan atada. O el nudo estaba medio flojo dando una sensación de falsa seguridad.

Hoy te contamos el caso del comerciante.

La primera respuesta de los comerciantes, generalmente es algo así como: “yo todo lo reinvierto en mi negocio porque lo que más rinde es la mercadería cuando la vendo”. Y en honor a la verdad tenemos que darle la razón porque el margen entre compra y venta debiera ser superior siempre a cualquier interés financiero.

Ahora bien, consideremos algunas cosas. Un comercio rinde en manos de quien sabe manejarlo y administrarlo y ni hablar si es un negocio de productos específicos que requieren de cierta experiencia o conocimientos como podría ser una casa de repuestos de autos, ferretería, anticuario, farmacia o tantos otros.

Por otra parte, muy común en el caso del comercio de barrio, requiere de alguien atendiéndolo y si el otro miembro de la pareja tiene otra ocupación y/o los hijos son menores no podrán atenderlo con lo cual toda esa inversión en poco tiempo se terminará liquidando a un precio lastimoso. Contar con efectivo permitirá negociar con calma o contratar un administrador. Ni hablar si se trata de un comercio de productos perecederos como una verdulería o almacén o que pierden vigencia como los de artículos de computación o ropa por nombrar un par de ejemplos.

La mercadería como medio de ahorro a largo plazo. Nos hemos encontrado con personas que han apostado a capitalizarse con mercadería que ha perdido valor por paso de la moda y caída en la demanda. “Me llené de obras de arte que hoy valen menos de lo que las pagué; y eso si consigo que alguien me las compre…”, escuchamos hace poco lamentarse al dueño de una casa de antigüedades.

Por eso es que el seguro de vida es una alternativa más que ventajosa para poner los huevos en diferentes canastas, como sabiamente decían nuestros abuelos.

La semana que viene te contaremos otro caso; mientras tanto, si hay alguno que quieras consultar proponelo y lo analizamos.

 


“Nuestras dudas son traidoras, y por ellas perdemos el bien que con frecuencia pudimos ganar, por miedo a intentarlo.” William Shakespeare


BONUS TRACK

Fumar mata… Además de encarecer el costo del seguro de vida.

 


SemanaRAF 28 – 2017

9 de julio de 2017

PROTOCOLOS DE COMUNICACIÓN

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:15ss]

Estamos viviendo en una época en la cual se crean tecnologías de comunicación más rápido de lo que el uso nos permite diseñar o co-crear los protocolos.

Hasta hace no mucho tiempo estaba bastante claro en qué ámbitos usábamos una carta manuscrita o tipeada a máquina; qué extensión tenía un telegrama o una postal y qué tipo de noticias volcábamos en ellos. Claro que el telegrama te lo cobraban por palabra; la postal tenía un espacio físico limitado y además se despachaba abierta [equivalente a lo que hoy en las redes llamaríamos un posteo público] y eso de alguna manera ponía ciertos límites en extensiones, discreción y búsqueda de la relevancia de los temas a comunicar. El tiempo supongo, habrá ido acomodando los usos y costumbres hasta llegar a establecer cierto orden y también la permanencia de los canales permitió a los padres ir enseñando a sus hijos las reglas.

No sé cómo podría ocurrir actualmente el ordenamiento y fijación de las normas de etiqueta y usos porque justamente si algo tienen las redes virtuales es la ingobernabilidad general. Me recuerda a un arquitecto oriental -cuyo nombre no recuerdo- que sembró con pasto toda la superficie de un nuevo parque y dejó que el uso dibujara los senderos. Al poco tiempo se construyeron las veredas internas.

Por ahora lo que creo que nos queda es que cada uno de nosotros estemos un poco más atentos al uso que hacemos de las distintas redes y canales pensando en la relevancia del mensaje, la extensión, la elección del canal adecuado y si a todos los miembros del grupo y a los destinatarios de las listas les interesará el chiste, la cadena y lo que estamos compartiendo.

 


“Hasta este momento los filósofos se han dedicado a interpretar el mundo: ahora, sin embargo, se trata de cambiarlo.” Karl Marx 


BONUS TRACK

Los emoticones también son parte de un nuevo lenguaje que no siempre comprendemos.

 


SemanaRAF 20 – 2017

14 de mayo de 2017

PROGRAMANDO EL ROBOT VENDEDOR

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:15ss]

Imaginá por un momento que sos el responsable de ventas de tu empresa y estás con el programador del nuevo robot vendedor que incorporaron.

El técnico te informa que ya cargó…

  • Los manuales de producto completos.
  • Los diálogos para proponer entrevistas a los diferentes tipos de clientes de acuerdo a una enorme variedad de posibilidades que van desde la edad, el género, el estado civil, situación familiar, actividad laboral hasta el reconocimiento de su perfil neurolingüístico de acuerdo al tipo de palabras que usa.
  • Todo el set de preguntas necesarias para poder elaborar propuestas. No sólo las preguntas duras sino las blandas, las que ayudan a tomar decisiones y además las que necesita hacer para ampliar información faltante -y de yapa- las que además pueden acelerar un cierre de ventas.
  • Las guías, pasos y procedimientos para estructurar las presentaciones.
  • Las respuestas para mitigar las posibles objeciones.
  • Las diversas fórmulas para detectar indicios de compra e intentar cerrar negocios.

Además ya ajustó el programa de actividades con…

  • La cantidad de llamadas diarias que tiene que hacer para conseguir nuevas entrevistas.
  • Seguimiento periódico de la cartera actual y revisión de ex-clientes.
  • La cantidad de visitas diarias que tiene que hacer.
  • El sistema de reporte de las actividades y resultados y todo un set de actividades administrativas engorrosas pero muy necesarias.

Te comenta que además tiene alertas de detección de situaciones no programadas que requieran revisión; es decir que está programado para aprender.

Y ahora te hace esta pregunta:

¿Qué le tenemos que programar para que el cliente sienta que es mejor tratar con nuestro robot y no con un ser humano de la competencia?

 


“Los sistemas y las escuelas pueden indicar métodos y caminos, pero ningún sistema ni escuela pueden hacer por un hombre el trabajo que él mismo debe hacer. El crecimiento interior y el cambio del nivel de ser dependen por completo del trabajo que un hombre debe hacer por sí mismo.” George Gurdjieff


BONUS TRACK

 Tal vez este androide te ayude a responder la pregunta…

 


A %d blogueros les gusta esto: