SemanaRAF 32 – 2017

USOS DEL SEGURO DE VIDA
[Caso de los comerciantes]

por Grupo Fliess

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:45ss]

En nuestra concepción más corriente vemos al seguro de vida como una posibilidad de que una familia pueda continuar con sus ingresos ante el fallecimiento de padre o madre sostén del hogar. Y más aún se entiende al seguro como una necesidad cuando no hay reservas financieras.

Algunas veces nos encontramos con situaciones que salen de este caso general, en las que curiosamente parece que las cosas estuvieran resueltas y conversando e indagando un poco más, nos damos cuenta de que la vaca no estaba tan atada. O el nudo estaba medio flojo dando una sensación de falsa seguridad.

Hoy te contamos el caso del comerciante.

La primera respuesta de los comerciantes, generalmente es algo así como: “yo todo lo reinvierto en mi negocio porque lo que más rinde es la mercadería cuando la vendo”. Y en honor a la verdad tenemos que darle la razón porque el margen entre compra y venta debiera ser superior siempre a cualquier interés financiero.

Ahora bien, consideremos algunas cosas. Un comercio rinde en manos de quien sabe manejarlo y administrarlo y ni hablar si es un negocio de productos específicos que requieren de cierta experiencia o conocimientos como podría ser una casa de repuestos de autos, ferretería, anticuario, farmacia o tantos otros.

Por otra parte, muy común en el caso del comercio de barrio, requiere de alguien atendiéndolo y si el otro miembro de la pareja tiene otra ocupación y/o los hijos son menores no podrán atenderlo con lo cual toda esa inversión en poco tiempo se terminará liquidando a un precio lastimoso. Contar con efectivo permitirá negociar con calma o contratar un administrador. Ni hablar si se trata de un comercio de productos perecederos como una verdulería o almacén o que pierden vigencia como los de artículos de computación o ropa por nombrar un par de ejemplos.

La mercadería como medio de ahorro a largo plazo. Nos hemos encontrado con personas que han apostado a capitalizarse con mercadería que ha perdido valor por paso de la moda y caída en la demanda. “Me llené de obras de arte que hoy valen menos de lo que las pagué; y eso si consigo que alguien me las compre…”, escuchamos hace poco lamentarse al dueño de una casa de antigüedades.

Por eso es que el seguro de vida es una alternativa más que ventajosa para poner los huevos en diferentes canastas, como sabiamente decían nuestros abuelos.

La semana que viene te contaremos otro caso; mientras tanto, si hay alguno que quieras consultar proponelo y lo analizamos.

 


“Nuestras dudas son traidoras, y por ellas perdemos el bien que con frecuencia pudimos ganar, por miedo a intentarlo.” William Shakespeare


BONUS TRACK

Fumar mata… Además de encarecer el costo del seguro de vida.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: