SemanaRAF 16 – 2016

EL FERRETERO

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 1mm:20ss]

ferreteriaCada vez que voy a la ferretería me pasa algo similar. Mientras espero mi turno para comprar un litro de pintura y un pincel observo la cantidad de productos que ofrece esta persona y -sobre todo- la gran variedad. Desde pinturas a tornillos, pasando por las herramientas que uno se pueda imaginar de los más diversos materiales y variedades para resolver diferentes necesidades.

Me quedo admirado de la preparación y conocimiento profundo que tiene de cada producto, su aplicación, las ventajas frente a otras alternativas, sus características técnicas y los beneficios. Porque no es cuestión de andar sanateando para vender; el tipo se juega su prestigio en una recomendación mal dada.

También, mientras observo y pienso en esto, escucho a las personas que están delante. En realidad el que los escucha con admirable paciencia es el ferretero; yo sólo los oigo. Oigo acerca de estufas, conexiones, caños y distancias, bujes, reducciones, roscas y tamaños, adaptadores [porque no es que el común de los clientes son gasistas matriculados que entran diciendo “…dame 2 nipples de media pulgada y una reducción de 1 ½” a ¾” con rosca Whitworth”]. ¡No! El común de los clientes de una ferretería somos gente voluntariosa en búsqueda de soluciones a una necesidad: instalar una estufa o pintar un mueble.

Creo que lo que más me admira, como decía más arriba es cómo El Ferretero –con verdadero interés y paciencia- escucha atentamente, imagina la situación, indaga y repregunta para estar seguro de estar entendiendo; y ahí recién propone una solución de entre un par de variables que puedan depender –tal vez- del presupuesto: “tenés éste de bronce que te sale un poquito más caro o éste en aluminio que, para lo que vos me decís, va andar bien”.

– – – o – – –

“Nadie puede aportar una buena solución a un problema que no ha entendido. Es mejor escuchar antes de aconsejar.”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Este ferretero te explica sus desventuras… y la ontología del tornillo.

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: