SemanaRAF 12 – 2014

ALGUIEN PAGARA LAS PRIMAS

por Mariano Durlach

[Tiempo estimado de lectura: 2 minutos]

billetes Aún después de haber tomado consciencia de la necesidad de Seguro de Vida y de que el pago de las primas tendría que ser un ítem más dentro de nuestro presupuesto familiar, es probable que nuestro inconsciente interior [en el sentido que le queramos dar al término] nos diga que no lo podemos pagar.

Esto puede ser una auto-excusa o puede ser que realmente estemos pasando por un mal momento. Lo que nosotros sabemos es que independientemente de eso nuestra familia necesitará el dinero que el Seguro de Vida provee en caso de fallecer antes de lo previsto.

Razonemos de la siguiente forma.

Supongamos que en este momento particular tenemos un presupuesto familiar superior a nuestros ingresos. También puede ser que hayamos suspendido algunos gastos (cochera, videocable, comidas afuera, salidas varias, compras de ropa, vacaciones, etc.) pero también hay muchos que probablemente no hemos suspendido (seguro del auto, seguro de salud, expensas, luz, gas, teléfono, alquiler, etc.). Supongamos también, que aún así, no nos alcance y que estemos endeudándonos y pidiendo prestado para cubrir los mínimos necesarios. Lo que pidamos será un porcentaje bajo o alto respecto de nuestros gastos. Esta plata pensamos devolverla en algún momento, cuando las cosas anden mejor y sabemos que la pedimos para pagar cosas que no podemos dejar de pagar: los gastos antes mencionados.

Ahora volvamos al principio: si hubiéramos contratado nuestro Seguro de Vida un tiempo atrás, seguramente parte de la plata que hoy pedimos sería para destinar al pago de la prima, entre las otras cosas. La única diferencia es que esta plata es plata ahorrada y además es una cifra muy baja respecto de la que tendrá que pedir nuestra familia en caso de no estar nosotros.

El Seguro de vida ayudará a pagar las deudas contraídas antes y además la plata de las primas. Sin Seguro de Vida la familia va a tener que pagar las deudas y todos los demás gastos que no se podían dejar de pagar.

Cuando le preguntamos a la gente “¿quién ayudaría a tu familia en caso de fallecer?” de alguna manera estamos sugiriendo a quién pedir prestado momentáneamente el importe del Seguro de Vida y haciéndole ver que seguramente esta persona gustosa preferirá prestarle el importe de las primas a tener que hacerse cargo de su familia para siempre.

Alguien pagará las primas del Seguro de Vida: nosotros con esfuerzo o nuestra familia con privaciones

– – – o – – –

“Cualquier buena razón que una persona tenga para no contratar un seguro de vida, sonará ridícula para sus deudos”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Esta es una historia triste pero muy clara para entender el sentido de los seguros de vida. Una ficción que puede ser realidad. El seguro de vida no asegura la vida… Reemplaza los ingresos.

 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: