SemanaRAF 26 – 2013

EL GRAN PADRINO: El Seguro de Vida

Recopilación de textos varios

[Tiempo estimado de lectura: 2':00"]

 

manosCerrábamos la semana pasada con este párrafo:

“Lo que ocurre en la vida real es que la mayor parte de la gente apuesta. Apuesta a que no se va a morir prematuramente; apuesta a que nunca quedará incapacitada; apuesta (especialmente entre los 18 y los 35 años) a que será millonaria antes de los 50. Lo que transforma en peligrosamente riesgoso este hábito de apostar es que apuesta con fichas que no tienen reposición: su dignidad futura y el futuro de la familia.”

La dignidad futura

Es bueno que un joven sea pobre. Esto le dará motivación para luchar por un futuro mejor. No hay nada mas patético que un viejo pobre. Su oportunidad ha pasado y su futuro es incierto y doloroso.

Demasiadas personas de más de 65 años sufren la regresión de depender económicamente de la ayuda familiar. Se transforman en hijos de sus hijos, en lugar de ser abuelos de sus nietos.

El futuro de la familia

Si bien todos tenemos derecho a elegir el tipo de vejez que vamos a tener, la apuesta puede transformarse en tragedia cuando lo que se arriesga es el futuro de una familia que ha sido formada por propia voluntad y de la que se es responsable.

Niños que deben salir a trabajar. Estudiantes privados de excelentes colegios, clubes, deportes, vacaciones, etc. Viudas que tratan afanosamente de vencer la desventaja de su inexperiencia y de su edad para ganarse la vida. Todos ellos son testigos patéticos de una apuesta fallida.

Nadie quiere ser un jubilado pobre,
pero pocos hacen algo para evitarlo.

Tiempo suficiente

Absolutamente todos los planes de ahorro e inversión necesitan tiempo para llevarse a cabo. El seguro de vida es el único instrumento financiero que resuelve el problema de la falta de tiempo.

Vivos, somos todos buenos padres de familia. El futuro bienestar de una familia depende de la feliz terminación de un plan de ahorro. Si la muerte interrumpe ese plan, la familia se encontrará en quiebra. Una familia en quiebra es mucho mas trágico que una empresa en quiebra.

Cuando fallecen el padre o la madre, hay una cosa que no cambia: la familia tiene que seguir viviendo. Y para eso, hace falta dinero. Que falten el padre o la madre, es de por sí un drama. Pero mucho más dramático es que también falte la comida.

Al seguro de vida se lo denomina el Gran Padrino, porque reemplaza los ingresos del padre o madre en caso de que alguno de estos falte.

 

– – – o – – –

Si no se planifica, se planifica el fracaso.

– – – o – – –

BONUS TRACK

Se viene una semana larga, la última del primer semestre y hay que darse una nueva inyección de ánimo. Aprendamos de esta niña a hacer nuestro propio hacka cada mañana…

… y a comerse la cancha!!!

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: