SemanaRAF 25 – 2013

CONCEPTOS DE PLANIFICACIÓN FINANCIERA

Recopilación de textos varios

[Tiempo estimado de lectura: 3':20"]

 

“Las únicas personas que hacen dinero, son las que trabajan en la Casa de la Moneda. Todos los demás debemos ganarlo”. Autor desconocido.

Los individuos necesitamos trabajar para satisfacer las necesidades fundamentales y también para disfrutar de todas las opciones maravillosas que la vida propone.

Existen sólo dos maneras de generar ingresos: individuo trabajando o dinero trabajando

…o también la caridad.

 Si descartamos la tercera,  todos debemos generar suficientes ingresos a lo largo de la vida laboral, como para poder vivir dignamente, satisfacer nuestras necesidades y las de nuestra familia, y también para sostenernos económicamente cuando llegue la vejez.

Estos son los objetivos de los individuos en todo el mundo. Sin embargo, pocos tienen éxito y en la mayoría de los casos, al cabo de los años productivos, todo queda reducido a un puñado de buenas intenciones, arrepentimientos inútiles y realidades dolorosas. Aproximadamente el 84% fracasará.

La Organización Mundial de la Salud entre 1960 y 1990 evaluó a 100 europeos de 35 años de edad y se revisó 30 años después, con los siguientes resultados:

Estadísticas planificación financiera

Tener un plan no garantiza el éxito; pero no tenerlo asegura el fracaso.

Está comprobado que ningún estado en el mundo es capaz de sostener en forma adecuada a la clase pasiva por medio de sistemas jubilatorios o de pensión. Debido a ello, la humanidad ha tratado, por medio del ahorro, de establecer una fuente de ingresos que reemplace en el futuro su capacidad productiva.

Los planes fallan generalmente por una de estas tres razones:

1) No se ahorra en forma regular. Cuando se logra ahorrar, se suelen gastar dichos ahorros en placeres o en necesidades menores. Se ahorra a corto plazo.
2) Se realizan inversiones poco exitosas o de alto riesgo.
3) Algunas personas mueren prematuramente o quedan incapacitadas, por lo que no disponen de tiempo suficiente para acumular el patrimonio planeado.

 

1) La falta de método

Muchos de nosotros hemos sido en algún momento ahorristas a corto plazo. El problema es que los ahorros a corto plazo sólo satisfacen las necesidades a corto plazo.

Los jóvenes postergan el ahorro porque están convencidos de tener mucho tiempo por delante. Por otra parte, señalan que necesitan esperar a ganar mayores ingresos para poder separar una parte y destinarla a ahorrar… para comprar su primer auto.

Los de mediana edad no logran mantener su programa de ahorro –si lo tienen- porque sus gastos suelen ser mayores que sus ingresos. Lo que no les permite conservar una parte de ellos y destinarlos al ahorro. Suelen hablar de “otras prioridades”.

Los de mayor edad no logran ahorrar pues sus gastos se acrecientan, mientras los ingresos disminuyen o desaparecen. Suena la alarma, y empiezan a jugar tardíamente los arrepentimientos y los reproches.

2) El riesgo de invertir mal

Para aquellos que tienen éxito en la tarea de acumular ahorros con la suficiente constancia, queda aún un durísimo escollo por superar: invertir esos ahorros en forma inteligente.

Las variables económicas de un mercado globalizado, son motivo de ganancias enormes para los audaces, tanto como de quebrantos poderosos hasta para los inversores más precavidos. Las trágicas experiencias de miles de inversionistas en los últimos años, han demostrado que la persona media no está preparada para lograr el éxito en el campo altamente especializado y riesgoso de las inversiones

Las dificultades de los individuos para invertir, no provienen del hecho de que no existan buenas inversiones para realizar, sino de cómo seleccionar entre todas aquellas que sean buenas, y cómo diversificar de tal manera que no exista riesgo alguno.

Nadie comete mayor error que quien no hace nada porque sólo puede hacer poco.

3) El factor imprevisto

Aun existiendo constancia en el ahorro y éxito en las inversiones, se puede fracasar por falta de tiempo (muerte prematura, incapacidad o enfermedad grave).

Para tener suficiente dinero trabajando, se deben cumplir varias condiciones o “síes”:

SI ahorra con regularidad y constancia…
SI invierte sus ahorros exitosamente…
Y SI vive para terminar sus planes…

tendrá entonces suficiente dinero trabajando para remplazar a sus ingresos actuales.

Lo que ocurre en la vida real, es que la mayor parte de la gente apuesta.   Apuesta  a que no se va a morir prematuramente, apuesta a que nunca quedará incapacitado, apuesta (especialmente entre los 18 y los 35 años) a que será millonario antes de los 50. Lo que transforma en peligrosamente riesgoso este hábito de apostar, es que apuesta con fichas que no tienen reposición: su dignidad futura y el futuro de la familia.

 

– – – o – – –

“Es hermoso que los padres lleguen a ser amigos de sus hijos, desvaneciéndoles todo temor, pero inspirándoles un gran respeto.” José Ingenieros

– – – o – – –

BONUS TRACK

Un video que nos recuerda a los padres la importancia de lo que hacemos en cada momento.

Un reconocimiento a todos los padres; también a las madres que por diferentes situaciones de vida han tenido que cumplir el rol de padres. 

– – – o – – –

Si no podés ver el video incrustado andá al blog.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: