SemanaRAF 23 – 2012

ACTOS LINGÜÍSTICOS

OFERTAS y PEDIDOS

[tiempo estimado de lectura: 2mm:00ss]

En el posteo de la semana pasada veíamos que con las afirmaciones describimos “la realidad”; con las declaraciones podemos cambiar “la realidad” y que a través de nuestros juicios damos cuenta de nuestra interpretación de “la realidad”.

A través de estos juicios abrimos o cerramos posibilidades de acción. Es decir que de acuerdo a un juicio que yo haga de algo o de alguien puedo estar cerrando -por ejemplo- la posibilidad de reunirme con él o de tener una conversación. Si tengo el juicio de que cierta persona está muy ocupada voy a cerrar la posibilidad de pedirle una entrevista mientras que si a pesar de tener esa opinión, tengo además, el juicio de que mis servicios le pueden ser de mucho valor y hacerle una gran diferencia en su vida, entonces estoy abriendo posibilidades de acción.

Cuando quiero que ocurra algo que no ocurrirá por sí solo, puedo quedarme esperando a que alguien lo haga o puedo recurrir a ofertas y pedidos. Las ofertas las haré cuando yo soy quien puede generar el cambio; cuando ese cambio no depende de mí o de mis posibilidades, sino que depende de otros, entonces tengo el recurso lingüístico del pedido. Es decir que puedo generar la posibilidad de un cambio en “la realidad” haciendo uso de ofertas y de pedidos.

Nos valemos de pedidos y ofertas para generar compromisos o promesas en nuestras relaciones no sólo comerciales, sino también en las afectivas. De la correcta utilización e interpretación de éstos dependerán los resultados que obtendremos en las acciones que coordinemos.

Hasta la semana que viene te vamos a dejar un ejercicio:

Te pedimos que pienses en algún pedido que hiciste últimamente y por el cual…

… no se cumplió lo que pediste, es decir te quedaste esperando y “no pasó nada”.

… lo que recibiste o lo que ocurrió fue diferente de lo que esperabas o lo que habías pedido. Por ejemplo: querías hojas A4 y te trajeron oficio o querías algo de un color y te lo dieron de otro.

… cumplieron con el pedido pero tarde, después del momento en que esperabas o neesitabas tenerlo. Por ejemplo, el plomero te dijo que iba a las 10:00hs y apareció a las 12:00hs cuando te tenías que ir.

Pensá en ejemplos o situaciones de tu vida personal, de tu trabajo o de cualquier otro ámbito. Podés tomar cuantos ejemplos quieras pero te sugerimos que por lo menos tomes uno.

Si querés compartirlo con los demás lectores, me comprometo -esta es una oferta- a usarlo como ejemplo para mostrar en la próxima salida cómo podemos hacer pedidos eficaces.

También podés tomar ejemplos de cosas que se repiten sistemáticamente, pedidos que hacés reiteradamente y por los cuales no lográs que pase lo que querés. Por ejemplo que tu hijo adolescente haga orden en el cuarto, que tu marido corte el pasto o que alguien levante la mesa después de comer.

– – – o – – –

Si querés que pase algo distinto tenés que hacer algo distinto. Si querés llegar a un lugar nuevo tenés que tomar un camino nuevo.”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Un pedido chino…

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: