SemanaRAF 21 – 2012

ACTOS LINGÜÍSTICOS

DECLARACIONES

[tiempo estimado de lectura: 5mm:40ss]

Siguiendo con el tema, repasamos lo que decíamos en el SemanaRAF 19 -2012:

A través de las declaraciones nosotros creamos la “realidad” de acuerdo a…

… nuestra autoridad conferida para declarar y…

… nuestro compromiso para sostener las acciones necesarias para ese cambio.

Y poníamos estos ejemplos…

El Juez de Paz tiene la autoridad conferida por el Estado para declarar un nuevo matrimonio; un profesor tiene la autoridad conferida por la institución para aprobar o reprobar un examen. Cuando alguna de estas personas hace esa declaración algo cambió en el mundo: un nuevo matrimonio; o tal vez un nuevo graduado.

Repasemos esto del concepto de la autoridad para declarar. Yo puedo juntarme con una pareja de amigos y “declararlos marido y mujer” pero eso no cambia nada en el mundo porque yo no tengo la autoridad que tiene el Juez de Paz. El otro ejemplo clásico es el de una pelota que entra en el arco y por más que 70mil personas en el estadio digan que fue gol si el árbitro no lo declara, el resultado no cambia.

Estos dos ejemplos son muy claros… Lo que no es muy claro -muchas veces- es cuando alguien declara acerca de lo que puede o no puede hacer… O, peor aún, cuando otro declara acerca de mí y mis posibilidades y yo le doy autoridad.

Entonces, las declaraciones no son verdaderas o falsas como las afirmaciones, sino que pueden ser válidas o inválidas de acuerdo a la autoridad que tenga quien las formula.

Decíamos en el anterior posteo:

De la misma manera, soy yo mismo quien da o no la autoridad a otro para que me declare un inútil o incapaz; el médico que me revisa declara que yo soy apto para contratar un Seguro de Vida y yo declaro que voy a contratarlo. En la firma de la solicitud está el compromiso con las acciones para el cambio de la realidad.

Henry Ford dijo: “tanto si usted cree que puede como si cree que no puede; tiene razón“. Lo que quería decir no es que fuera verdadero o falso el hecho de poder o no poder, sino la validez que me estoy dando para declarar que puedo o no puedo. Si yo digo que no puedo ahorrar, no es cierto que no pueda; no es una verdad… Estoy declarando que no puedo y la validez de esta declaración está dada por la autoridad que me doy.

Pensemos acerca del poder que tiene una declaración en nuestras vidas. Esto es lo que se llama el poder generativo del lenguaje. Es decir el poder que tienen nuestras palabras y las consecuencias del uso de ellas. Decirle a un chico que es un inútil o que no sirve para nada es condenarlo a eso. Sobre todo si quien se lo dice es el padre o un entrenador o un maestro.

¿Qué es esto del “compromiso para sostener las acciones necesarias para ese cambio de la realidad“?

Una vez que yo declaro que algo va a cambiar, tengo que comprometerme para crear las condiciones necesarias y sostener las acciones que permitan cumplir ese compromiso.

Sigamos con los ejemplos:

Declaro que voy a ponerme a ahorrar para mi retiro“. A partir de eso me comprometo con acciones concretas a ahorrar sistemáticamente una cierta cantidad por año o por mes. La declaración de que voy a ahorrar se lleva a cabo con la acción de poner cierta suma periódicamente en una cuenta… Ahora bien… ¿Cuántos de nosotros nos pasamos la vida declarando que tenemos que ahorrar dinero para nuestro retiro y después no hacemos nada?

Algunas otras declaraciones importantes en nuestras vidas:

La declaración de aceptación y la declaración de la negación o la no aceptación.

Cada vez que decimos o decimos no a algo estamos creando una nueva realidad en el mundo. Algo se va a hacer o a no hacer y cada uno de nosotros tiene la autoridad para decidir qué elije y qué no elije para su propia vida.

Cuando decimos sí o aceptamos algo que en nuestro fuero íntimo queremos rechazar, lo que se está poniendo en juego muchas veces es nuestra propia dignidad. Así tenemos que entender que cuando decimos que no a algo es a ese algo, a eso que nos piden o nos ofrecen. Muchas veces confundimos las acciones con las personas. Un ejemplo: un chico le ofrece droga a otro que por miedo a ser excluido, o a que su amigo lo tome  a mal temina aceptando. Lo que tenemos que diferenciar y enseñar a nuestros hijos es a que puedan decirle no a lo que no les sirve (en este caso la droga) y sí a la amistad. Una respuesta puede ser “amigo… a vos te quiero mucho pero no quiero la droga”. De esto hablaremos más cuando tratemos los pedidos y ofertas.

Vemos que cuando decimos que sí a algo estamos generando un compromiso y eso ya de por sí genera un cambio en la realidad. Ahora tenemos un compromiso que cumplir.

La declaración de ignorancia.

En anteriores posteos en los que hablamos acerca de los obstáculos para el aprendizaje decíamos que declarar no sé es el primer paso en nuestro camino hacia el aprendizaje.

Seguido de la declaración de ignorancia podemos hacer la declaración de aprender.

La declaración de gratitud.

Cuando agradecemos a quien cumplió con lo prometido y lo que se esperaba de él o a quien hizo algo por nosotros aún cuando no lo había prometido o se esperara nada, no solo estamos dando por notificado nuestra aceptación sino que estamos creando la relación. Agradecer no cambia los hechos; cambia o interviene en la relación de las personas.

La declaración de perdón.

Esta es una declaración muy poderosa en la construcción de relación con el otro y con nosotros mismos. Da para un posteo entero.

Sólo adelantaremos que en la declaración del perdón hay tres actos declarativos diferentes:

1.  Cuando no cumplimos con lo que prometimos o nuestras acciones perjudicaron a otros. Asumimos nuestra responsabilidad acudiendo al pedido de perdón. Podemos decir “perdón” o pedir perdón y nuestra “liberación” dependerá de la respuesta y aceptación del otro.  La otra opción es simplemente disculparnos de manera tal que al decir “me disculpo” -sea cual sea la respuesta del otro aceptando o no las disculpas- nuestra declaración tiene validez suficiente para liberarnos.

La declaración de disculpas no nos exhime de otras responsabilidades reparatorias; debemos hacernos cargo de reparar los daños provocados cuando las disculpas no son suficientes.

La declaración del perdón no cambia los hechos, cambia la relación entre las personas y de quien se arrepiente con él mismo.

2. El segundo acto tiene que ver con perdonar al otro. Como dice Echeverría “Olvidar o no es algo que no podemos resolver por medio de una declaración. De cierta forma, no depende enteramente de nuestra voluntad. El perdón, sin embargo, es una acción que está en nuestras manos.”

3. El tercer acto no tiene que ver con perdonar a otros ni que nos perdonen. tiene que ver con perdonarnos a nosotros mismos. Citando nuevamente a Echeverría: “El perdón a sí mismo tiene el mismo efecto liberador del que hablábamos antes y hacerlo es una manifestación de amor a sí mismo y a la vida“.

La declaración de amor.

Dado el concepto tradicional del uso del lenguaje, también podemos pensar que primero está el amor y que decir “te amo” es describir algo que ya está. La nueva concepción propone que a partir de la declaración “te amo” o cualquier declaración de afecto o reconocimiento justamente se está creando esa relación.

Para profundizar acerca del poder que tienen las declaraciones -y sobre los actos del habla- recomendamos leer Ontología del Lenguaje de Rafael Echeverría.

– – – o – – –

“Un montón de empresas han decidido achicarse y quizás sea lo correcto para ellos. Nosotros seguimos por otro camino. Creemos que poniendo excelentes productos delante de nuestros clientes‚ ellos continuarán abriendo sus billeteras” Steve Jobs

– – – o – – –

BONUS TRACK

¿Es gol o no es gol?

Desde el punto de vista de los actos lingüísticos todos los testigos pueden afirmar que la pelota no entró en el arco pero es el árbitro el único en la cancha que tiene autoridad para declararlo. Con su declaración crea una nueva realidad en el mundo.

– – – o – – –

Anuncios

One Response to SemanaRAF 21 – 2012

  1. […] Repasemos: una declaración es un acto del habla por el cual yo puedo crear una nueva realidad [ver más acerca del tema en SemanaRAF 21 – 2012]. […]

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: