SemanaRAF 48 – 2011

OBSTÁCULOS PARA EL APRENDIZAJE

por Mariano Durlach

[tiempo estimado de lectura: 2mm:45ss]

En el año  2006, a los 46 años de edad y luego de haber sufrido el golpe profesional/comercial más grande de mi vida, decidí empezar a formarme académicamente -por llamarlo de alguna manera- como coach ontológico. Esto requería de mí una nueva concepción del aprendizaje, una nueva manera de ver todas las cosas de las cuales ya creía que -mas o menos- tenía claras.

El primer texto que me dieron para leer fue un listado de 12 obstáculos para el aprendizaje que quiero compartir con ustedes y lo vamos a hacer en tres posteos sucesivos para poder procesarlos más detenidamente.

En fuente de color azul tienen el texto original y en negro algún comentario mío. Empezamos con una puesta en común de lo que entendemos por haber aprendido y el texto dice así:

Podemos decir que una entidad (persona, equipo, organización) aprendió, cuando puede realizar acciones efectivas en un momento determinado (Tiempo B), que no podía hacerlas en otro momento (Tiempo A).

 Acciones ”a”   ——>   Acciones “b”

 Tiempo A     ——>     Tiempo B

Entonces vayamos ahora enunciando los cuatro primeros obstáculos.

1. INCAPACIDAD O DIFICULTAD DE DECLARAR LA IGNORANCIA

Rafael Echeverría en su libro “Ontología del Lenguaje” dice:

“Declarar “No sé” es el primer eslabón del proceso de aprendizaje. Implica acceder a aquel umbral en el que, al menos, sé que no sé, y por lo tanto, me abro al aprendizaje… Nuestra capacidad de abrirnos tempranamente al aprendizaje, a través de la declaración “No sé”, representa una de las fuerzas motrices más poderosas en el proceso de transformación personal y de creación de quién somos”.

Reconocer la ignorancia acerca de algo ya es conocimiento.

Ejemplo: conozco los productos que comercializo, las características, los beneficios, las ventajas competitivas; vengo de una exitosa carrera comercial vendiendo otro tipo de servicios. Yo sé que no sé todo acerca de cómo se hace un asesoramiento financiero pero me muevo como si lo supiera “todo”.

2. INCAPACIDAD DE ADMITIR CEGUERA

No es posible iniciar un proceso de aprendizaje sin admitir que hay cosas que “no sabemos que no sabemos”. Todos tenemos espacios de ceguera.

Cuando por ejemplo queremos obtener un determinado resultado y no lo estamos logrando, aún cambiando las acciones, es muy probable que estemos atrapados en un “juego” que es transparente para nosotros.

Ejemplo: cuando yo empecé en el negocio de los seguros de vida no sabía que no sabía que existían cálculos actuariales y estadísticas. Cuando descubrí eso y me sirvió para poder fundamentar con más fuerza, desde lo racional las bondades y la fortaleza del sistema, aún no sabía que no sabía que “el corazón tiene razones que la razón no entiende” y que las decisiones no siempre pasan por la fundamentación racional.

3. QUERER TENER TODO CLARO TODO EL TIEMPO

La confianza es fundamental a la hora de aprender.  En muchas oportunidades no tenemos claro porqué o para qué tenemos que hacer lo que nos dice el maestro; quedarnos en esta instancia nos genera confusión y enojo cerrándonos a la posibilidad de aprender. Atravesar esta etapa nos enfoca de nuevo en la práctica.

Ejemplo: “para qué tengo que hacer esto de nuevo si ya lo sé hacer…” o también darnos el permiso para terminar de entender algunos conceptos teóricos cuando los veamos en acción.  

Otro claro ejemplo es el de la película Karate Kid que mostramos en el BONUS TRACK.

4. VIVIR JUZGANDO TODO, TODO EL TIEMPO.

Tenemos que adquirir la práctica de estar alertas a cuántos y cuáles juicios u opiniones sin fundamentar emitimos durante el día de manera automática (pre-juicios) y qué posibilidades de aprendizaje y de acción nos cierra cada uno de ellos.

Ejemplo: es muy joven para enseñarme. El cliente no entiende nada de seguros entonces no escucho lo que me está diciendo.

En las próximas salidas seguiremos compartiendo más obstáculos. Mientras tanto podés compartir con cuál te sentís más identificado.

– – – o – – –

“La única manera de aprender a nadar, es echándose al agua”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Acá podemos ver en el entrenamiento del Karate Kid como se siente explotado y no entiende para qué le hace lavar el auto, el deck y pintar la cerca… Los movimientos que usa en el lavado y pintando son los que luego va a replicar en el combate.

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: