SemanaRAF 34 – 2011

EL PROBLEMA DE LA JUBILACIÓN

[tiempo estimado de lectura: 2mm:15ss]

Es conocido por todos y lo estamos viendo, que los avances en la medicina, ya sea por la detección temprana de enfermedades como por el descubrimiento de nuevos tratamientos está haciendo que nuestra expectativa de vida se prolongue… Esto no es nada nuevo para nadie. Lo preocupante es que parece como si estuviéramos ciegos o reticentes a aceptarlo esperando que nuestro futuro financiero se resuelva solo o por arte de magia, o que lo resuelvan otros.

En este sentido, AVIRA, Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina, llevará a cabo el próximo miércoles 24 de agosto, su 4º Seminario Internacional.  En esta ocasión, la convocatoria estará enfocada en el desafío que representa el Envejecimiento Poblacional para las sociedades actuales.

Y agregan que…

“En el 2025, el 25% de las mujeres y el 16% de los hombres superarán, en el país, la edad jubilatoria y tendrán una expectativa de vida que alcanzará los 85 y 75 años, respectivamente, muy superior a la que existía en el momento en que se crearon los actuales sistemas previsionales. Con el convencimiento de que es necesario prepararse anticipando políticas adecuadas para esta realidad demográfica, AVIRA plantea una oportunidad de reflexión sobre la misma y convoca, a tal efecto, a expertos de relevancia internacional.”

La generación de nuestros padres [para los que ya tenemos algunos años] o la de nuestros abuelos fue defraudada creyendo en que con los aportes al sistema de jubilación de reparto se aseguraría un retorno, no digamos que para tirar manteca al techo, pero por lo menos para cubrir las necesidades básicas y más algún ahorrito tirar algunos años más…

Esto estaba basado en un sistema por el cual un cierto número de trabajadores activos de entre 20 y 65 podía mantener a otro mucho menos numeroso de 65 en adelante. Igual, si este sistema no funcionaba cuando la proporción era alta… ¿qué podemos esperar cuando es de 1 a 1  ó  1 a 2? 

Hace unos 30 años,  veíamos a las personas de 65 años sin ningún tipo de expectativa en cuanto a actividades recreativas o vida plena más allá del trabajo. Los llamábamos sexagenarios, y eso sólo ya te ponía en una situación -no digo de descarte aún- pero era el boleto de entrada a la vejez.

Hoy, a los que están viviendo en su “sesentas”, ya se los llama sexadolecentes: hacen deportes, tienen más proyectos que los adolescentes de 15 a 20, tienen mucha energía para seguir trabajando; tienen sabiduría y experiencia y en definitiva tienen ganas de ir por más… Pero en la mayoría de los casos ese “ir por más” requiere de recursos y sobre todo financieros. Entonces cuando estamos planificando nuestro futuro financiero podemos pensar en tener recursos financieros para iniciar y sostener proyectos post-laborales o bien para poder sostener durante más años de los que uno se imagina un estándar de vida acorde al que sostuvimos durante los años productivos. 

Mariano H. Durlach

– – – o – – –

“Nadie quiere ser un jubilado pobre,
pero pocos hacen algo para no serlo”

– – – o – – –

BONUS TRACK

¿Sentís que a los demás les cuesta entender las espectaculares propuestas que les hacés? ¿Creés que los demás resisten el cambio y ponen excusas para quedarse como están? ¿Es cierto que siempre resistimos el cambio? 

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: