SemanaRAF 30 – 2011

LA MISIÓN

[tiempo estimado de lectura: 4mm:30ss]

La MISIÓN de un equipo es lo que define la razón de ser y de estar juntos en pos de algo en común. Algunos la definen como al verdadero líder. “La misión es el líder: aquello que vale la pena seguir”.

A lo largo de mi vida, en distintos cursos y bibliografía he escuchado y leído diferentes definiciones y ejemplos de los conceptos de misión y visión que hasta me confundían con lo que entiendo por metas y objetivos. Incluso leemos en algunos postulados de empresas declaraciones de su misión y visión que podemos encuadrar dentro de uno u otro esquema. Finalmente, entendí que no importaba cuál era la definición correcta sino con qué es que el equipo o el individuo está comprometido.

Entonces para ordenarme mentalmente empecé a encuadrar los conceptos y por hacer referencia a dos tipos diferentes de MISIÓN: las que yo llamo la misión monacal  y la misión militar. La primera tiene que ver con un tipo de misión trascendental o con un propósito superior que está más allá de cualquier objetivo o meta particular. La segunda, es como las misiones militares que son precisas y que una vez cumplidas podemos declarar su fin con un enunciado del tipo “¡misión cumplida!

Vamos a abordar a ambas para luego entender qué tipo de misión queremos cumplir o con qué tipo de misión nos vamos a comprometer en los equipos u organizaciones en los que seamos parte.

La Misión monacal

Cuando la Madre Teresa de Calcuta se propuso terminar con la miseria en las calles de Calcuta; cuando Martin Luther King dijo “tengo un sueño… ”; lo que hicieron fue contarnos acerca de lo que para ellos era su sentido de misión, su propósito superior o para qué sentían que estaban en este mundo.

Cuando en RAFAEL FLIESS & Asociados formamos a los profesionales que nos acompañan, procesamos los requerimientos y las solicitudes, visitamos y escuchamos a nuestros clientes, proponemos planes de acción; lo hacemos en forma alineada con nuestro compromiso de…

PROTEGER FINANCIERAMENTE A NUESTROS CLIENTES Y A SUS FAMILIAS, EN FORMA DIRECTA Y A TRAVÉS DEL DESARROLLO PROFESIONAL DE NUESTROS ASESORES  Y ASOCIADOS

porque esa es la MISIÓN de la Agencia. Es lo que le confiere sentido de ser.

Cuando yo mismo me siento a escribir esto o preparo un curso, es porque mi sentido de misión o contribución es aportar a la formación de las personas y esa fuerza impulsora está alineada con la misión de la Agencia.

Tal vez  mi misión personal y la de la Agencia no tengan la fuerza ni la trascendencia para la humanidad que puede tener transformar la mentalidad de un país o erradicar la miseria de una ciudad pero es nuestra misión y es lo que me mueve a mí y no a otro y es lo que mueve a cada asesor de la Agencia alineado a pedir recomendaciones, a llamar a las personas que nos recomiendan, a indagar en las necesidades, a preparar propuestas…

Este tipo de misión tiene –como decíamos- una trascendencia que está más alla de los objetivos propuestos. La misión monacal hace referencia a los monjes misioneros y cuando me refiero a ella pienso en un propósito superior o contribución con el mundo, en algo trascendente, algo que perdure más allá de la concreción de cualquier meta u objetivo parcial a cumplir. Muchas veces esta misión es inalcanzable en la práctica pero mientras se va en camino de su concreción, se mantiene con vida al equipo.

La misión militar

¿Qué pasa cuando conformamos un grupo de profesionales para una misión específica? Una misión que podremos declarar en cualquier momento que está en ejecución o que fue cumplida o abandonada.

Cuando John F. Kennedy, declara en 1961 que antes de finalizar la década, EEUU pondría un hombre en la luna y lo traería nuevamente, no hizo más que definir lo que sería la misión principal de la Agencia Espacial y de las misiones Apollo. A partir de ahí, todo lo que hacía cada hombre que trabajaba en la NASA como un gran equipo estaba enfocado a poner un hombre en la luna. Cuentan que en una visita de JFK a la NASA, al entrar a uno de los baños le preguntó el nombre a la persona encargada del mantenimiento. Luego de escuchar el nombre del empleado, JFK le pregunta cuál era su rol o función y la respuesta fue: “yo estoy aquí para que podamos poner un hombre en la luna”. ¡Eso es auténtico compromiso y compenetración con la misión!

Al haberse cumplido la misión inicial, la NASA parece haberla redefinido y aquello por lo que trabajan hoy es para alcanzar los límites del sistema solar. Vemos cómo una misión cumplida puede redefinirse en una nueva, para darle sentido y continuidad a un equipo exitoso.

En nuestro trabajo a veces tenemos algunas “misiones” que se parecen más a este modelo pero que están encuadradas dentro del anterior. Un ejemplo es cuando trabajamos interdisciplinariamente con diferentes sectores de una empresa u organización para llevar protección a su personal [misión monacal o propósito superior]. Nos vamos fijando metas y objetivos parciales y cada una de las personas comprometidas dentro de las diferentes áreas aportan su grano de arena para emitir la póliza y cuando ésta está emitida podemos decir: ¡Misión cumplida!

En definitiva, como equipo de trabajo, no importa si la misión es específica o trascendental, lo que importa es que entre todos tengamos claro qué es lo que nos mueve a estar juntos, cuál es nuestro compromiso, con qué estamos comprometidos.

Descubrir la misión es preguntarse cada día ¿para qué estamos juntos? ¿Qué es lo que sólo podremos lograr estando unidos que no podría lograr estando solo?

Si esta misión acabará algún día y nuestra contribución con el mundo será sólamente una póliza, entonces podemos asimilarla a la misión militar. Pero si -aun siendo conscientes de la dificultad para alcanzarla- la utopía de que cada familia en nuestra comunidad esté protegida ante los avatares de la pérdida de ingresos hace que en el camino dejemos nuestra contribución con el mundo en forma de muchas familias protegidas, entonces habremos estado impulsados por un propósito superior o sentido de misión monacal. 

La falta de un sentido de misión compartida es – a mi juicio- una de las principales causas de fracaso en la continuidad de cualquier grupo humano que conforma un equipo.

 Mariano Durlach

– – – o – – –

“Lo que uno hace simplemente demuestra lo que uno cree” Simon Sinek

– – – o – – –

BONUS TRACK

Este clip es absolutamente pasatista; no tiene más valor que lo curioso y me vino a la cabeza eso que decíamos hace poco: Ya seas peatón o conductor, lo importante es estar asegurado.

[Si no podés ver el video probá acá >>> ver video <<<]

Qué tengas una buena semana… ¡Salvo que tengas otros planes!

Anuncios

One Response to SemanaRAF 30 – 2011

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: