SemanaRAF 28 – 2011

ACERCA DEL RIESGO

[tiempo estimado de lectura: 1mm:50ss]

Qué me corrija un actuario, pero creo que si calculo que estoy más tiempo siendo peatón que siendo automovilista, el riesgo de que me atropellen a mí es cuando menos igual al de que yo atropelle a un tercero. Y curiosamente a la hora de tomar seguros de terceros, no dudamos en lo más mínimo pero sí nos cuestionamos un seguro para proteger a nuestras propias familias.

Pensémoslo así: si yo atropello a un tercero y no tengo seguro, yo voy a tener que vender mi casa para pagar a la familia del tercero desconocido; si el tercero desconocido que me atropella a mí no tiene seguro de RC, mi familia va a tener que vender la casa para seguir viviendo.

El riesgo es un factor que surge cuando el futuro es incierto y lo podemos clasificar en especulativo y en riesgo puro:

Especulativo. Implica tres resultados posibles: ganancia, pérdida o ningún cambio. Ejemplo: la compra de acciones.

Riesgo puro. No incluye la posibilidad de ganancia. Sólo hay perdida o no la hay. Estos son los riesgos asegurables. El seguro no implica la posibilidad de ganancia para el asegurado. 

Administración del riesgo: 

Hay cuatro cosas que podemos hacer con el riesgo: 

1. Evitarlo. Si no quiero chocar mientras manejo, puedo evitarlo no manejando. Pero esa decisión es como no casarme para evitar el riesgo de divorciarme. A veces las cosas no son tan sencillas. Digo por lo de casarse…

2. Controlarlo. Puedo controlar el riesgo tomando medidas. No fumar en lugares con materiales inflamables e instalar detectores de incendio; usar casco o cinturón de seguridad en los vehículos; etc. Puedo llegar a casa y decirle a mi pareja cuánto la quiero cada día.

3. Aceptarlo. Es asumir la responsabilidad financiera que implica la ocurrencia. Si el riesgo es insignificante -como la pérdida del paraguas- asumimos el costo del reemplazo nosotros mismos. A veces lo hacemos conscientemente y a veces estamos corriendo riesgos inconscientemente. Los divorcios son carísimos…

4. Transferirlo o traspasarlo. Es pasar la responsabilidad del riesgo a un tercero. En nuestro negocio mediante una póliza no transferimos la ocurrencia del riesgo Podríamos presentarle nuestra novia a un amigo… 

Saludos y que tengan una muy buena semana diferenciando muy bien los negocios de los afectos…

– – – o – – –

“Ya que no puedes impedir los golpes,
al menos protégete contra sus consecuencias”

– – – o – – –

BONUS TRACK

Compartimos este video que vendría a ser como un sueño para los que viven de la búsqueda de nuevas oportunidades y clientes… ¡Si pescar fuera tan fácil como esto!

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: