SemanaRAF 27 – 2011

COMPROMISO EMOCIONAL

[tiempo estimado de lectura: 3mm:15ss]

 Mucho hablamos de compromiso y despachamos frases como: “…no está comprometido”; “no se pone las pilas” sin agregar la pregunta “¿con qué?”. Porque siempre estamos comprometidos con algo. De este tema se ha escrito y hablado mucho pero hoy proponemos una mirada desde los cinco niveles de compromiso emocional en los que nos vemos identificados y cómo podemos estar desde nuestra actividad.

OBEDIENCIA:

Hago lo que me dicen, ni más ni menos de lo pedido, entro y salgo a horario porque es lo que me corresponde y lo hago a cambio de un salario o retribución.

En ambientes familiares, deportivos o escolares puede ser que lo haga por exigencia o mandato de otros [profesores, padres, entrenadores]. El compromiso emocional es casi nulo; no podemos decir que no existe compromiso porque por el solo hecho de estar haciéndolo por un salario o por la nota ya implica un compromiso. La ausencia del compromiso sería elegir no hacerlo. En tal caso nuestro compromiso estaría puesto en otro lado.

En nuestra actividad lo podemos ver en algunos oficiales de cuenta de banco y también dentro de cualquier organización de seguros, que dentro del horario de atención esperan las consultas de los clientes, responden las inquietudes, cotizan seguros y “cumplen” con lo que se les pide a cambio del mismo salario.

 

INCENTIVO:

Hago mi tarea porque en algún momento seré recompensado o premiado. Este premio puede ser en dinero u otra cosa pero mi compromiso existe sólo para lograr esa recompensa. Si esa recompensa no aparece o se dilata empieza la desmotivación y pérdida del compromiso… Es un contrato débil, sólo se sostiene en el tiempo si persisten los resultados y si además la valoración de la recompensa no se va corriendo por entrar en una zona de conformismo. En algunos ambientes se los llama “derechos adquiridos”.

Ejemplo: remuneración por comisiones; sobreesfuerzo para calificar a convenciones de ventas o las promos de ciertos productos en los cuales se participa por algún sorteo.

 

RESPONSABILIDAD:

Hago la tarea; cumplo con lo que se espera de mí porque en algún momento tendré que rendir cuentas a “alguien”.

En este tipo de contrato operamos dentro de lo que llamamos la cadena de compromiso y de responsabilidad sabiendo que somos una parte dentro un sistema superior que –a veces- ni siquiera podemos comprender desde nuestro lugar.

Ese “alguien” al que reportamos puede ser un superior, puede ser un cliente, la sociedad; puedo ser yo mismo o en un sentido más espiritual: mi dios o creencia superior.

En nuestra profesión además tenemos el componente tiempo y cierta incertidumbre porque no sabemos cuándo operarán los resultados. Lo que sí sabemos es que cuando estamos comprometidos responsablemente con la planificación financiera de nuestros clientes, ellos o sus familias recibirán los beneficios.

 

CREACIÓN DE VALOR:

Cuando operamos en este nivel, además de satisfacer los anteriores, estamos comprometidos con algo más: con crear valor. Nuestro compromiso emocional y nuestro foco está –primero- en nosotros mismos. Cumplir con aquello que se espera de nosotros nos da una enorme satisfacción personal y luego opera en la satisfacción de quienes nos rodean que pueden ser nuestros compañeros de equipo, nuestros clientes, nuestra familia y por extensión la sociedad misma.

Como individuos que formamos parte de grupos, nuestras acciones y comportamientos conforman esos grupos y esos grupos nos conforman a nosotros y nuestros comportamientos. Cuando logramos operar como grupo en este nivel de contrato estamos más cerca de lograr pasar al quinto escalón…

Cada familia que ayudamos a proteger ante las contingencias de la pérdida de generación de ingresos repercute en la carga social. Así viudas y jubilados que tienen un buen pasar dejan de ser una carga para el estado y la sociedad.

 

ALINEACIÓN:

Todas las partes del sistema funcionan como uno; desde una mirada sistémica la suma de los propósitos individuales conforman una sinergia que potencia el propósito general del grupo.

Mi compromiso personal con la tarea está alineado con el proyecto o sentido de ser del grupo al que pertenezco. Objetivos personales, metas parciales son sólo una parte de un propósito superior o misión compartida.

Comprometidos con nuestros clientes y el bienestar de sus familias contribuimos al nuestro y al de nuestras propias familias. Todo esto termina repercutiendo en la sociedad.

 

– – – o – – –

“Crear el mundo que queremos es una forma más sutil y poderosa de actuar que destruir el que no queremos” Marianne Williamson

– – – o – – —

BONUS TRACK

Este spot es parte de una campaña de difusión de valores de la India. ¿Para qué explicar lo que se explica solo? Para mí  es una joyita que cada vez que veo me muestra cosas nuevas. Observemos dónde tiene puesto el compromiso cada una de las personas que viven esta situación…

Hasta la semana que viene.

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: