SemanaRAF 24 – 2011

LOS INCONVERSABLES

También conocidos como TEMAS TABU

[tiempo estimado de lectura: 3mm:15ss] 

Vamos en el auto, nos pasan finito, pegamos el volantazo o por poco no nos atropeya un irresponsable que cruzó el semáforo en rojo. Y tal vez nos quedamos pensando: “¿Qué pasaría con mi familia si no zafaba de esta?”

Volvemos a nuestros pensamientos de  rutina, tal vez haciendo un esfuercito para cambiar de tema y nuevamente la radio nos cuenta del conflicto de los jubilados y los haberes mínimos que son una vergüenza y nuevamente nos vienen los pensamientos: “¿De qué voy a vivir cuando me retire?”

Pero después llegamos a casa y de estos temas no hablamos… Son temas inconversables que no los tratamos para no pagar un precio hoy…; pero que a la larga nos salen más caros. Cuando hablamos de costo lo estamos haciendo desde el punto de vista de la relación… Ahora bien, cuando se instalan estos temas y nos preguntamos cómo creemos que va a estar esa relación dentro de un tiempo si seguimos sin tratarlos, la mayoría de las veces nuestra propia respuesta es que estará peor que ahora.

Vamos a ver cómo podemos hacer para destruir un inconversable pero primero veamos cómo hacer para identificarlos como tales.

Una vez aislado el tema en cuestión de otros que andan dando vuelta…

1- Preguntarnos si existen amenazas por tratar o hablar del tema y cuáles son. Identificarlas concretamente.

2- ¿Qué modelo mental o creencia es la que sostiene la existencia de ese tema inconversable?

3- ¿Cuáles son los obstáculos que existen para tratar el tema en cuestión?

4- ¿Qué consecuencias indeseables tiene el inconversable?

5- ¿Qué podemos hacer para destruir el inconversable?

Vemos que las primeras cuatro preguntas son para la reflexión previa; para determinar si el tema es o no un tema tabú y finalmente la última es la que nos invita a la acción para la solución.

Hay una tendencia –al respondernos estas preguntas- a pensar en el tema inconversable y no en la inconversabilidad del tema. Lo que este ejercicio propone es descubrir si esos temas que no hablamos creyendo que al hacerlo vamos a generar más problemas que al callarlos, son realmente temas tabú.

Entonces, llevemos este proceso a lo que nos convoca que es la planificación y la protección financiera teniendo en cuenta que los inconversables pueden ser temas que esquivamos hablar en los ámbitos organizacionales, en las familias y también con nosotros mismos…

Vamos a suponer que el tema inconversable para nosotros es el de nuestros ahorros y el devenir de nuestra familia ante una situación indeseada como ser nuestra muerte o una incapacidad o incluso el tema de nuestro retiro… y el hecho de no tener nada previsto para esas contingencias. 

1- Preguntarnos si existen amenazas y cuáles son.

Si  el tema es inconversable dentro de una organización, podemos tomar como amenaza la asimetría con nuestro jefe o superior; el temor a ser tomados por personas conflictivas por pedir beneficios extrasalariales…
En nuestra familia la amenaza pueden ser la discusión y reproches por “gastar más de lo que entra” o por “no ganar lo suficiente”.

2- ¿Qué modelo mental o creencia es la que sostiene la existencia de ese tema inconversable?

En la organización puede ser la creencia de que esa misma asimetría de poder sea la que no me permite plantear el tema y en la familia también puede ser la creencia de que “los temas financieros los manejan los hombres” o desde una mirada sistémica más amplia, más desde fuera del ámbito organizacional o familiar: las creencias de que “el problema no tiene solución”; “en este país no se puede”; “es muy difícil ahorrar”; y una serie de creencias limitantes que directamente hacen que ni siquiera pensemos en la posibilidad de empezar a buscar alternativas o de escuchar propuestas…

3- ¿Cuáles son los obstáculos que existen para tratar el tema en cuestión?

En general los obstáculos están en las percepciones de las personas acerca de la inconversabilidad de los temas y no en los mismos temas.

Obstáculos concretos podrían ser la distancia, la falta de tiempo, que nuevamente son cuestiones apreciativas y valorativas, porque las distancias se pueden salvar y el tiempo se puede buscar y dedicarlo a las conversaciones que nos sirven para cambiar nuestra realidad. 

4- ¿Qué consecuencias indeseables tiene el inconversable?

Cierra la posibilidad de diseñar el futuro que queremos tener para nosotros y para nuestros seres queridos… nos sumerge en la conversación que justifica nuestra inacción diciendo que “no se puede”.

5- ¿Qué podemos hacer para destruir el inconversable?

Parece un contrasentido pero un inconversable se resuelve justamente conversando. Para resolverlo tenemos que proponer o pedir una conversación con la o las  personas con quienes creemos que ese tema no se puede conversar.

Lo que hacemos generalmente es conversarlo en el pasillo o con otras personas; convirtiéndolo en una queja improductiva: o actuar como si el inconversable no existiera.

Entendamos que decir “Che… De esto no se puede hablar” no convierte a la situación en inconversable sino que es la instalación técnica de lo que comúnmente se llama… [te lo digo por línea privada].

También podemos diseñar esas conversaciones hablando con un especialista que desmitifique algunas creencias de imposibilidad; en el ejemplo que pusimos, un Asesor en Planificación Financiera, justamente trabaja en esos aspectos: en hacer  conversable lo que parece inconversable y posible lo que parece imposible.

– – – o – – –

“Si cambio la forma de ver las cosas, las cosas cambian la forma…”

“- – – o – – –

BONUS TRACK

Una magnífica pieza musical y lo inimaginable ocurriendo detrás de bambalinas:  planificación,  entrenamiento, sincronización y excelencia en la concreción de la tarea.

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: