SemanaRAF 22 – 2011

DIVERSIFICAR POR PROPÓSITOS

[tiempo estimado de lectura: 4 minutos]

Es una opinión masiva y consensuada que es bueno diversificar las carteras de inversiones…

Así los administradores de fondos reparten los riesgos en opciones de mayor y menor riesgo, a corto y largo plazo, opciones con mayor y menor liquidez y se posicionan en países y monedas diferentes por mencionar algunas variables.

También los particulares, cuando se animan a salir del tradicional depósito a plazo fijo optan por poner una parte en acciones asumiendo un poco más de riesgo; otra –más conservadora- en bonos o títulos; algunos se juegan un poco más y se largan a hipotecas o a compra de terrenos y edificios en construcción o fideicomisos agropecuarios. Y la oferta es enorme, variada y para todos los gustos pero en general, lo que mueve a la diversificación, además del tradicional concepto de “poner los huevos en canastas diferentes” es buscar una combinación equilibrada de riesgo-rentabilidad.

Y la pregunta que nos hacemos o la alternativa que proponemos es: ¿Y si en lugar de diversificar por riesgos diversificamos por propósitos?

– ¿Cómo es eso? –preguntó uno de los participantes de la reunión.

– Le voy a explicar… Cuando una persona empieza a tener sobrantes entre lo que gana y lo que gasta, en general lo primero  que hace es constituir un plazo fijo. Cuando ese plazo fijo empieza a crecer y el banco deja de darle la confianza que debiera…

– Y… convengamos que la historia no los ayuda… -interrumpió.

– No quiero entrar en ese terreno pero respeto su opinión… Lo que quería decir es que cuando se tiene algún capital, ahí se empieza a pensar en alternativas pero muchas veces se acumulan los ahorros sin saber ni para qué ni para cuando.

– Bueno… Uno ahorra para tener seguridad, para darse algunos gustos, por las dudas…

– Eso es lo que le decía… pero fíjese que en general no sabemos –o no pensamos conscientemente- seguridad de qué; cuándo darnos esos gustos o a qué llamamos “por las dudas”.

– y… un gusto podría ser un viaje…

– Por supuesto… pero ¿Cuándo?

– Y cuando con lo que junté me lo pueda pagar…

– ahí está la madre del problema; que como no lo planificamos o como no sabemos cuál es la porción de nuestros ahorros que queremos destinar a ese viaje soñado, entonces puede pasar que siempre tengamos la sensación de que no nos alcanza, o nos decimos “¿cómo voy a tocar esos ahorros?” o “mah sí! Yo me voy de viaje y qué sea lo que Dios quiera”. Y así nos pasamos la vida dejando de cumplir algunos sueños por las dudas o cumpliendo los sueños pero con algún tipo de culpa y sin poder disfrutar a pleno esos gustos que también nos tenemos merecidos… Porque –en el fondo- no sabemos si ese dinero no lo vamos a necesitar en un futuro cercano o lejano.

– Y entonces… ¿qué es lo que proponen ustedes?

– Nosotros lo primero que le preguntamos a nuestros clientes es: ¿para qué quiere invertir lo que va a invertir? Es decir: ¿Cuál es el propósito de esa inversión? ¿Qué quiere que pase el día que usted rescate ese dinero o le dé uso?

– Supongo que también preguntarán cuándo se va a necesitar o desear contar con ese dinero.

– Veo que me va captando la idea…

– Sí porque empiezo a entender a dónde va. Si yo primero pienso cuándo lo voy a necesitar y para qué lo voy a necesitar, a partir de eso puedo elegir la alternativa más acorde…

– Por supuesto y también la puede ir cambiando a lo largo del tiempo… Por ejemplo si usted quiere ahorrar para su retiro, para lo cual le faltan 25 años y va a ir invirtiendo mes a mes o haciendo cambios de una cuenta a otra una vez al año, hoy por hoy puede jugarse por un fondo que contenga un buen porcentaje de acciones, total si suben o bajan en el corto plazo no le van a traer problemas y no se va a estresar…

– Claro pero si esa misma plata es la que voy a necesitar el año que viene para construir una ampliación de la casa y se cae la bolsa me muero.

– ¿Qué le parece?

– Y ¿Por qué me dice lo de cambiar la estrategia?

– Porque una cosa es cuando le faltan 25  ó 10 años para su retiro y cae la bolsa, teniendo tiempo de que recupere y que te agarre en los inicios de tu crecimiento y otra es cuando estás a 2 años de tu retiro. Más vale que ahí ya empieces a pasar fondos a inversiones u opciones más conservadoras. Además el capital será mucho mayor.

– ¿Entonces ustedes lo que me recomiendan es que en lugar de pensar en diversificar abriendo cuentas de riesgos diferentes, lo que haga es abrir una cuenta diferente para cada propósito?

 – Es una propuesta o una manera diferente de que mires tus inversiones; de esa manera vas a tener un fondo o una cuenta que va a ser para tu retiro; otra para el viaje a Disney o Europa; otra para el postgrado de tus hijos y cada vez que veas el saldo de la cuenta vas a saber a cuánto estás del viaje; a cuál le querés poner más; cuál es más prioritario.

– Entiendo… y cuando me vaya a Disney con los chicos lo voy a hacer tranquilo y sin culpa sabiendo que la plata de mi retiro está en otra cuenta creciendo y esperando su destino…

– Veo que fui claro…

– Y además teniendo el seguro de vida y de incapacidad el “por las dudas” de alguna manera está cubierto…

– Qué bueno que lo digas vos… Me reconforta. A veces me siento como un predicador en el desierto!

– – – o – – –

“Fuertes razones, hacen fuertes acciones.”
William Shakespeare

– – – o – – –

BONUS TRACK

A veces cambiar el ángulo de visión o la posición permite disfrutar y ver cosas diferentes.

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: