SemanaRAF 8 -2011

EL ASESORAMIENTO FINANCIERO PERSONAL

QUINTA ENTREGA: Los imprevistos: enfermedades y el fallecimiento prematuro

tiempo estimado de lectura: 4mm 30ss

 

Hablábamos la semana pasada de cómo empezar a esbozar el diseño de nuestro futuro financiero, es decir de dónde va a salir el dinero necesario para seguir pagando los gastos si dejo de trabajar por retiro, por vejez… y sabemos que para eso vamos a necesitar juntar un capital que provea una renta… Sabemos o intuimos que el factor tiempo ayuda a juntarlo y acumularlo, es decir que el tiempo es un aliado… También puede ser un enemigo si pensamos en que tenemos mucho… porque eso hace que posterguemos…; que lo vayamos gastando y de pronto hacemos un arqueo y queda poco o nada. Por eso recomendamos hacer el ejercicio de la Planificación lo antes posible…

Hay una fórmula que es más o menos así:

$$$  +  %  +  tiempo = Capital

Es decir que si aporto dinero a alguna cuenta que me pague o rinda un interés financiero, al cabo de cierto tiempo tendré un capital. Cuánto más de cada una de las variables mayor será el capital.

El aporte de dinero depende de nosotros; el rendimiento financiero depende del tipo de inversión [asociada a un riesgo] y el factor tiempo es la única variable que puede fallar sin nuestra intervención. Es decir en las otras dos, nosotros tenemos -en mayor o menor medida- algún grado de intervención. Aunque más no sea por la elección que hicimos alguna vez… Pero en el factor tiempo, una enfermedad o incapacidad o la muerte antes de lo esperado atentan de pleno contra nuestro resultado esperado y eso es inmanejable y bastante impredecible.

Es acá, donde en la planificación financiera cobran importancia los Seguros de Vida, de Incapacidad y/o de Enfermedades Graves…

Entonces en nuestra planificación tenemos que tener en cuenta qué necesidades concretas tendrá nuestra familia o nosotros mismos ante uno de estos acontecimientos no deseados ni esperados pero posibles…

Algunas preguntas que nos tenemos que hacer:

– ¿Qué deudas heredará la familia?

Teniendo en cuenta que hay créditos prendarios e hipotecarios que vienen con un seguro de saldo deudor para que en caso de fallecimiento del titular se salde la deuda. Es decir que quien prestó el dinero para que me compre el auto o la casa se quiere asegurar que si me muero, mi familia les pueda pagar las cuotas restantes. Y estos seguros los tomamos sin cuestionárnoslos pagando -en algunos casos- cargos bastante altos. Y no está mal [lo del seguro; lo de los cargos altos es otra cosa] porque en definitiva le estamos dejando la casa pagada a la familia, lo cual nos da mucha tranquilidad.

Pero no siempre las deudas son con instituciones financieras; a veces las deudas son con familiares o no hay seguros y los acreedores tendrán derecho a ir contra los herederos…

– ¿Qué ingresos necesitará la familia para seguir viviendo y durante cuánto tiempo?

Una vez saldadas esas deudas, si las hubiera… ¿Cuál es el presupuesto familiar? ¿De dónde saldrá ese dinero o cuánto se obtendrá de otras fuentes? También tenemos que tener en cuenta que a lo largo de la vida hay momentos con mayor carga de gastos o necesidad, por ejemplo mientras los hijos se están educando… Lo que buscamos acá, como en el ejercicio de la planificación del Retiro es trabajar con las brechas: con las diferencias entre lo que se necesitará y lo que se tendrá.

– ¿Cuánto se necesitará para reemplazar los ingresos o vivir sin trabajar en caso de una Enfermedad Grave o Incapacidad?

Lo que tenemos que pensar es qué enfermedades como el cáncer; ataques cardíacos, ACV -por nombrar algunas- no nos matan pero matan nuestra capacidad de trabajar por un determinado tiempo. Entonces tendremos que disponer de un cierto capital inmovilizado y apartado de nuestro circuito de gastos o de nuestros negocios para contemplar alguna de estas situaciones o tener algún seguro que lo cubra.

Estas son algunas de las preguntas con las que trabajamos y generamos una conversación de ida y vuelta entre consultor y cliente.

Algunas otras consideraciones:

Algunas fuentes de ingresos pueden ser la ART que se calcula sobre el sueldo sin bonos, ni comisiones, ni extras…; algún seguro de vida existente; la renta de algún inmueble que ya se tenga; además de pensiones otorgadas de acuerdo a los aportes del fallecido. En general éstos no son suficientes para afrontar los gastos de educación de hijos.

En matrimonios o parejas donde ambos aportan a los ingresos materiales, independientemente del porcentaje o carga de cada uno, se tiene en cuenta la pérdida de alguno de ellos y cómo incidiría en el esquema de ingresos y egresos planteado.

Muchas personas creen que porque tienen un seguro de vida ya tienen todo resuelto. Este ejercicio de cuantificación y diagnóstico, justamente lo que busca es verificar eso.

Nos encontramos recurrentemente con situaciones en las que nos dicen: “Ahhh… pero yo ya tengo un seguro de vida” y cuando indagamos un poco, se desconocen los montos, las coberturas y alcances y se cae en la cuenta de que se tiene una escasa o excesiva protección. 

Factor tiempo o inflación: algunas personas han tomado seguros de vida hace muchos años, éstos han quedado pesificados y desactualizados, las necesidades van cambiando en el tiempo y al hacer el ejercicio de revisión del estado de situación se descubren faltantes como así también se cae en la cuenta de que hay seguros y coberturas que ya perdieron el sentido y ese dinero se puede redireccionar hacia otros fines.

En la próxima entrega haremos un cierre o conclusión… Para ello sería muy útil tener experiencias de situaciones vividas, tener opiniones… Las esperamos…

– – – o – – –

BONUS TRACK

Este corto lo veíamos en los cursos de inducción al Seguro de Vida hace ya unos cuantos años…

Prepárense unas bebidas, pochoclo, una picada, busquen pañuelitos…

Tal vez no sea de lo más divertido pero a nosotros nos quedó muy claro para qué teníamos que salir a buscar y contactar a la gente que queríamos de verdad.

Trabajar en seguros de vida, ofrecerlos, venderlos no se trata de buscar gente para enchufarles un producto… Se trata de buscar a la gente que uno quiere de verdad para mostrarles algo que -aunque nos de rechazo de sólo pensarlo- PUEDE PASAR y que los que van a sufrir también son seres queridos por nosotros. Y los que tenemos algunos años en esto lo hemos vivido pagando siniestros…

– – – o – – –

“Cualquier buena razón que una persona tenga para no contratar un seguro de vida…
Sonará ridícula para sus deudos” anónimo

 

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: