SemanaRAF 07 -2011

PLANIFICACIÓN FINANCIERA PERSONAL

CUARTA ENTREGA – Diseñando el RETIRO que queremos

tiempo estimado de lectura:4mm:30ss

Entonces si nuestro cliente tiene ganas y confía en nosotros; tiene el tiempo disponible y puede enfocarse en el tema; estamos en un lugar apropiado y en compañía de quien quiere que le ayude a planificar entonces podemos pasar a nuestro ejercicio.

La planificación en general tiene que ver con poder concretar nuestros sueños… con estructurar los medios para que ellos se hagan realidad. La planificación financiera no es diferente así que lo primero que tenemos que establecer en nuestra planificación es el propósito, es decir comprender bien  para qué vamos a invertir.

La planificación Financiera la dividimos en varios aspectos que –a grandes rasgos- tienen que ver con asegurarnos el reemplazo de los ingresos ante la ocurrencia de alguna de las causas que mencionábamos en  posteos previos: desocupación; enfermedad o incapacidad; retiro y fallecimiento.

Empecemos hoy pensando o diseñando nuestro retiro:

El retiro es una elección que hacemos en algún momento de nuestra vida de no trabajar más… o por lo menos de no trabajar para ganar dinero o con la preocupación de tener que ganarlo. Es importante diferenciar el concepto de retiro del concepto de jubilación… Una persona se jubila cuando se dan condiciones legales –como años de aporte, edad mínima, etc. Eso no quiere decir que pueda retirarse y dejar de trabajar si necesita hacerlo o si quiere hacerlo.

Realidad deseada

Entonces empezamos imaginando que hoy es el día en que me retiro: ¿qué edad tengo o qué día es hoy? Para trabajarlo como un verdadero ejercicio de visualización poniendo fechas concretas.

Luego pensemos o vayamos contestándonos estas preguntas…

¿Dónde estoy viviendo? En la misma residencia; en otra pero en la misma ciudad; en otro lugar [en la playa, la sierra, el campo, la quinta…]

¿Con quién estoy? Mi familia, mi pareja, mis hijos, los nietos…

¿Cuál es mi estilo de vida? Ahora que tengo tiempo libre… ¿Qué hago todo el día? ¿En qué ocupo mi tiempo? Voy a pescar, juego al golf u otros deportes, hago paseos, viajes, visito a los nietos, hago cursos, voy al club…

¿Cuánto cuesta este nivel de vida? Puedo calcular el número óptimo para sostener todo lo que soñé arriba, y el piso, o sea, lo mínimo necesario para mantener mi dignidad.

Ahora que no trabajo más porque no quiero o porque no puedo: ¿de dónde sale el dinero necesario para sostener mi estilo de vida?

Si vivo de la renta de propiedades: ¿Cuántas propiedades tengo y de qué valor?

Si vivo de intereses financieros… ¿Cuánto dinero tengo colocado y a qué interés?

Si tengo otras reservas líquidas para otros gustos y placeres o para imprevistos… ¿De cuánto es?

 La realidad actual

Entonces volvemos a feb de 2011.

¿Con qué cuento? Propiedades y dinero específica y exclusivamente destinados a mi retiro: a generar una renta que me dé de comer. Este punto es importante porque tiene que ver con el armado de portfolios financieros por propósitos y no por riesgos, que es lo más común. En general cuando diversificamos, lo hacemos separando en calidad de inversión y riesgo potencial. Nosotros proponemos, primero estructurar la canasta separando los huevos por propósito y luego por riesgo: cuentas diferentes para propósitos diferentes. De esto hablaremos más adelante, en próximos posteos, cuando veamos las posibilidades.

¿En qué lo tengo invertido? Seguridad y rendimiento financiero para ver en qué se va a convertir cuando yo me retire. Qué me va a dar…

¿Cuánto estoy aportando a cualquier sistema o cuenta que me provea alguna renta en el futuro? Esto es muy importante para ver si hará falta reforzar estas opciones o si serán suficientes. Algunas personas, a partir de este análisis descubren que están mejor encaminados hacia su futuro financiero de lo que pensaban.

Esto es más difícil de determinar, porque no hay unidades de medida…: ¿Cómo me siento con las inversiones que estoy haciendo? ¿Qué grado de tranquilidad y satisfacción me están dando? ¿Qué confianza me inspira el banco o la institución a la que le estoy confiando mis ahorros e inversiones? ¿Cómo puedo saber si son confiables en el largo plazo?

Para tener en cuenta… Cuando nosotros hacemos este ejercicio con nuestros clientes, lo que trabajamos es únicamente la brecha entre lo que se necesita y lo que hay… Lo que nosotros necesitamos para poder ayudar a alcanzar los objetivos es conocer lo que falta… Por ejemplo, si el cliente necesitará 2mil dólares mensuales para vivir y ya sabe que cuenta con un capital que le proveerá 500 dls, entonces lo que nos dirá es que planifiquemos para obtener 1500. A nosotros no nos interesa saber cuánto tiene invertido y somos respetuosos de la intimidad de cada persona.

Tampoco necesitamos saber cuánto gana ni cuáles son sus ingresos o reservas. Es más… Nos incomoda preguntarlo.

Algunas consideraciones:

Uno puede imaginarse a los 65 años con mucha vitalidad… pero tener en cuenta que el tiempo pasa y los gastos siguen hasta el final. Se puede seguir trabajando y generando ingresos mientras se tiene vitalidad y nadie sabe a qué edad tendrá que retirarse, no por jubilarse, sino porque el cuerpo no da más.

Aquellos que aman su trabajo e imaginan “morir con las botas puestas” pueden pensar en la diferencia de presión que se tiene cuando se trabaja para la satisfacción personal que cuando se trabaja para ganar el sustento. Un arquitecto puede elegir si a cierta edad se presenta a concursos de diseño, sin la preocupación de tener que ganar ese concurso para subsistir o por el mero placer de seguir participando… Lo mismo para todos aquellos que sueñan con dedicarse a la investigación, a escribir para las generaciones siguientes…

Algunas cajas profesionales, sólo pagan la jubilación contra entrega de la matrícula. Esto implica una decisión muy importante a cierta edad: seguir ejerciendo la profesión o entregar la matrícula para recibir la jubilación de la caja profesional.

Toda esta conversación se realiza en el más estricto marco de confidencialidad.

En la próxima entrega veremos cómo podemos proteger a nustras familias y a nosotros mismos ante la ocurrencia de eventos no deseados que afectan a nuestra propia capacidad de generar ingresos.

 – – – o – – –

BONUS TRACK

¿Sentís a veces que te cuesta ganarte el pan; qué todo está difícil? ¿No te gustan tus condiciones de trabajo? ¿Te cansa ir al “super”?

Aclaración previa: 40 metros es el equivalente a PB +12 pisos. Las imágenes son elocuentes por sí solas; si alguien conoce la versión subtitulada o en castellano que comparta el link.  

“Cuando trepas grandes árboles tienes que quitar el temor de tu corazón”

“Si tienes miedo te caerás. Muchos amigos murieron haciendo esto”

“Tete es el mejor! Los niños no temen por él. Sienten orgullo. Dicen: Wow, mira a papá!”

“Mi esposo tiene un gran corazón. Siempre me consigue miel”

– – – o – – –

“La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más” Sören Kierkegaard

– – – o – – –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: